Johnny Stone, un joven de 13 años de Ohio, Estados Unidos, se llevó una gran sorpresa cuando halló una tarjeta única del mariscal de campo de los New England Patriots, Mac Jones, a principios de este mes. Según , el cromo se halló en una caja de tarjetas Panini Prizm Football que el adolescente abrió durante una transmisión en vivo el pasado 3 de junio. Esta es la historia viral del menor.

“¡Una tarjeta de Mac Jones!”, se le escucha gritar en el , publicado en su canal de YouTube. Tanto Johnny como su padre, Chad, compran y venden tarjetas bajo su negocio, Stone Sports Cards. El dúo de coleccionistas de cartas supo de inmediato que tenían algo especial con la carta de Mac Jones.

Tarjeta rara y única

“Cuando digo que era una probabilidad de 1 en 20 millones, no exagero”, dice Chad, de 46 años, a la revista . “En todo el mundo, venden cajas, cajas y cajas de ese producto, y acabamos de recoger una caja en la tienda local”, explicó.

“La reacción de Johnny al encontrarlo duró cinco minutos seguidos tan fuerte como pudo gritar ‘Dios mío’, hasta el punto de agitarse, y es divertidísimo de ver”, añade. El Akron Beacon Journal dijo que el comprador vendió la tarjeta poco después por 175.000 dólares.

Chad le dijo a la citada que está usando para ayudar a enseñarle a su hijo el tejemaneje de administrar un negocio. Él paga las compras pero divide las ganancias con su hijo (el 70% va a Chad y el 30% a Johnny).

El negocio de las tarjetas

“Aprendemos en qué no gastar dinero, en qué gastar dinero y cuándo gastarlo”, dice Chad. “Las tarjetas deportivas son como la bolsa de valores. Tienes que saber cuándo vender. Tienes que saber cuándo comprar. Tienes que saber cuándo retener”, indicó.

“Hay una gran curva de aprendizaje, pero sabe cómo hacer todas las ventas en línea”, continúa. “Él sabe cómo enumerar cartas, hacer descansos. Lo hace todo. Le enseñé cómo hacerlo. Contraté personas para que lo guiaran a través de las primeras etapas”, añadió.

Pero el hallazgo de la tarjeta no podría haber llegado en un mejor momento para la familia. Chad contó que las finanzas en su empresa de construcción se habían “ajustado” recientemente e incluso les había informado a sus empleados que tendría que encontrar formas de reducir los costos.

“Tuvimos una reunión de oración”, recuerda Chad. “Oramos para hallar una manera de mantener a los hombres con trabajo. Y menos de tres horas después, mi hijo encontró esa carta de Jones”, dijo.

“Fue surrealista”, agrega sobre la experiencia especial. “El dinero fue genial. La tarjeta fue genial. La experiencia de ver a mi hijo tan feliz, no creo que vuelva a tener otro momento como ese”.