Ibrahimovic es jugador de AC Milan de la Serie A. (Foto: AFP)
Ibrahimovic es jugador de AC Milan de la Serie A. (Foto: AFP)

Llegó el día de la presentación de su libro “Adrenalina, mis historias ignoradas”. que ha sido escrita con la colaboración del periodista y escritor italiano Luigi Garlando. Durante la presentación, el delantero sueco decidió contar lo difícil que fue la muerte de su hermano para él.

MIRA MÁS: Cristiano Ronaldo y al apoyo a un usuario de Instagram que criticó el séptimo Balón de Oro de Messi

En la publicación, Ibrahimovic comentó lo difícil que fue la muerte de su hermano y, además, contó detalles de las historias de su padre que estuvo durante la guerra en Yugoslavia: “Todos los días recibía noticias sobre la muerte de alguien que conocía. Ayudó a los refugiados y siempre trató de protegerme de todo eso. Cuando su hermana murió en Suecia, yo no estaba allí”.

“Cuando mi hermano Shapko murió de leucemia, me fui. Mi hermano me estaba esperando, murió frente a mí. Le enterramos según las costumbres musulmanas. Mi padre no derramó una lágrima, al día siguiente fue al cementerio y lloró desde la mañana hasta la noche. Solo”, confesó Zlatan.

El atacante del AC Milan también sostuvo que no tiene ningún tipo de creencia: “Yo no creo que Dios. Solo en mí mismo. Así es como aprendí a convertir el odio en un arma”.

El conflicto con Lukaku

Dentro de lo que contó, recordó el cruce que tuvo con Romelu Lukaku a inicios del 2021 en el partido de Inter de Milán y AC Milan por los cuartos de final de la Copa Italia, choque en el que ambos terminaron discutiendo de forma efusiva.

“Primero me peleé con Romagnoli y luego con Salemaker. Reaccioné para proteger a mi compañero de equipo, y luego comenzó a insultarme a nivel personal. Fue impactante, con Lukaku éramos compañeros de equipo en el United. Tiene un gran ego, está convencido de que es de clase mundial y realmente es fuerte, pero yo crecí en un gueto y cuando alguien se me acerca con la cabeza levantada, le pongo en su lugar. Por eso mencioné los rituales de su madre y perdió el control. Tengo que lidiar con eso. No odio a nadie, ni siquiera a Lukaku”, dijo el sueco.

TE PUEDE INTERESAR