Los labios resecos o agrietados producen una sensación incómoda constante. ¿Qué hacer para que no se resequen?

En esta nueva edición de , te recomienda lo siguiente:

1. Bebe mucha agua: la resequedad en los labios se produce por la pérdida de hidratación de los aceites naturales y lípidos de la capa externa del labio. Por ello, se recomienda beber agua con regularidad. De esta manera, hidratarás tu piel a fondo, incluyendo los labios.

2. Protege tus labios: asegúrate de cuidar siempre tus labios mediante la aplicación de un bálsamo labial con SPF. Eso sí, evita los que tienen olores o sabores. Recuerda que cuanto más neutral mucho mejor.

3. Usa bálsamo labial: El uso de bálsamo labial debe ser habitual, como cepillarse los dientes. No esperes hasta tener los labios resecos para aplicártelo.

4. No te los muerdas: No te quites la piel con los dedos o dientes. Esto podría provocarte grietas profundas o llagas dolorosas.

5. No te los humedezcas: De hecho, humedecer los labios con saliva es uno de los errores más comunes, ya que ello lo empeora, porque al secarse el líquido desaparece la poca hidratación que hay, haciendo que estén más secos que antes.