Se quedó sin trabajo y aprendió un poco de costura. Elabora productos de cuero que han tenido mucha aceptación de sus clientes. 
Foto: Enciende Emprendedor de Fenix.
Se quedó sin trabajo y aprendió un poco de costura. Elabora productos de cuero que han tenido mucha aceptación de sus clientes. Foto: Enciende Emprendedor de Fenix.

| Marlene Demarini Carbajal tiene 59 años, estudió un poco de contabilidad y durante mucho tiempo se dedicó a la venta de productos y comida en el distrito de Comas, pero por buscar mejoras en su calidad de vida se mudó a Chilca donde perdió su trabajo y la necesidad la obligó a conocer un poco más sobre la costura que le permitió tener una visión a futuro. Hoy cuenta con su propio negocio ‘M’ Demarini’ donde comercializa artículos de cuero que ella misma lo hace y los vende por redes sociales.

También puede leer: Las chirimoyas orgánicas de Dorita son un ‘éxito’ vende a restaurantes, tiendas orgánicas y ferias

Marlene, ¿Qué estudió?

Cuando tenía 21 años estudié alta costura y otras carreras cortas como auxiliar de contabilidad.

¿En qué trabajó antes?

Antes de poner mi negocio, en Lima vendía productos, vendía comida. Cuando vine a Chilca en el 2000, me quedé sin trabajo, no tenía familia y no sabía que vender. Luché bastante para poder emprender mi negocio.

¿Por qué se vio en la necesidad de iniciar su propio negocio?

No tenía ingresos, la situación era difícil y había mucha necesidad. Un día se me presentó la oportunidad de aprender costura recta en máquina industrial y aproveché la oportunidad. Fueron 9 meses de enseñanza diaria. Me acuerdo que me hice 200 monederos para mis amistades para poder pagar la mensualidad.

Ella es quien diseña, confecciona y vende sus artículos de cuero por sus redes sociales.
Foto: Enciende Emprendedor de Fenix.
Ella es quien diseña, confecciona y vende sus artículos de cuero por sus redes sociales. Foto: Enciende Emprendedor de Fenix.

Todos los emprendedores dicen que iniciar un emprendimiento es muy complicado, ¿Cómo fue en su caso?

Lograr tener máquinas, ese fue mi reto. Apunté a comprarme una máquina con la ayuda de mi esposo. Yo tenía que generar ingresos y lo logré, poquito a poquito. Compré 9 máquinas para producir. Yo iba a dar clases particulares y justo llegó la pandemia. Pero igual, yo estaba feliz porque ya tenía mis máquinas. He logrado hacer mucho con perseverancia y ganas de hacer las cosas. Siempre tenía en mente a mi familia, ellos siempre han sido mi motor para no sentirme derrotada.

Las capacitaciones y los estudios son importantes para desarrollarse en su propia empresa, ¿logró hacer algunos cursos?

Tuve la oportunidad de ingresar al programa ‘Enciende Emprendedor de Fenix’ que me ha permitido capacitarme en varios aspectos, hace unos años no sabía tanto del mundo digital, algo que en la actualidad me ayuda a vender mis productos. Estas capacitaciones impulsan a los emprendedores que quieren salir adelante. Mi consejo para los emprendedores es que nunca se rindan y luchen por sus objetivos trazados.

¿Qué artículos ofrece?

Yo diseño y confecciono mis productos, vendo carteras, monederos, billeteras, correas, entre otros; todo ello a base de cuero, algodón, tela y cada vez innovo con nuevos materiales.

Cuando anunciaron la cuarentena decidió elaborar mascarillas que se vendieron en cantidad y logró continuar con su negocio.
Foto: Enciende Emprendedor de Fenix.
Cuando anunciaron la cuarentena decidió elaborar mascarillas que se vendieron en cantidad y logró continuar con su negocio. Foto: Enciende Emprendedor de Fenix.

¿Cuáles son sus canales de venta?

Me contactan por WhatsApp principalmente, mis amigos, mis conocidos me escriben y me hacen pedidos por allí. También, en mi página de Facebook M’ Demarini.

¿Cómo evolucionó el negocio en medio de la pandemia?

La pandemia afectó mi negocio, tuve que paralizar muchos planes, uno de ellos era dar clases de costura y no me di por vencida. Cuando declararon el Estado de Emergencia empecé a buscar en mi taller todos los materiales que tenía en stock y encontré tela con los que mascarillas, al inicio se vendían pocas y ahora me faltan manos para confeccionarlas, un emprendedor no se puede dar por vencido.

Te puede interesar: