Foto: Café Don Salazar.
Foto: Café Don Salazar.

| Arturo Marín es administrador de empresas, trabajó en importantes entidades y financieras, pero su pasión por la caficultura pudo más. Cuando apenas era un ‘cachimbo’ se juntó a su amigo para crear dos marcas de café que estuvieron por un tiempo en el mercado y no dio frutos. Nunca se dio por vencido, así que apenas se graduó de la universidad, puso en marcha su ambicioso proyecto. Su café ‘Don Salazar’ es un éxito, pues se comercializa por plataformas digitales y el 20% restante de las ventas son a corporativos, tiendas físicas y digitales externas, entre otros. Se alista para abrir una tienda especializada.

También puedes leer: Café El Abuelo Valdizano: “Abuelitos aprovecharon la pandemia para digitalizar su negocio y llegar a todo el Perú”| Emprende Trome

¿Qué estudiaste y dónde trabajaste antes de este negocio?

Estudié Administración en la Universidad del Pacífico y trabajé en el área de planeamiento financiero en Alicorp. Previamente a ese trabajo, tuve prácticas en el banco GNB y en el área de inversiones del grupo Edifica.

¿Cómo nació la idea de crear este emprendimiento?

Siempre quise hacer algo por la caficultura peruana. Desde cachimbo, junto con un amigo, hicimos una empresa dedicada a la comercialización de café orgánico, esta se llamaba Artian. Luego, ya egresando de la universidad, con otros amigos fundamos Essenza Coffee. Don Salazar es el tercer intento.

Siempre tuve el pensamiento de que en el Perú tenemos uno de los mejores cafés del mundo, y que debía empezar a valorarse más internamente. ¿Cómo? Las personas tenían que probarlo. Si antes no lo probaban era por un tema de practicidad y conveniencia, en el Perú las personas optan por el café instantáneo básicamente por un tema de rapidez y practicidad. Mi idea fue darles una forma de que tomen un café de especialidad, pero hecho de manera instantánea.

¿Por qué Don Salazar?

Por mi papá y mamá. El logo es mi papá caricaturizado y Salazar es el apellido de mi mamá. Puse a mi papá caricaturizado porque la finca me la heredó él

¿Quiénes fueron tus primeros clientes?

Empezamos proveyendo de café a empresas. Como tenía la finca, que producía volúmenes importantes de café, mi primera idea fue encontrar un mercado donde poner toda la producción de la finca. Entonces, los primeros clientes fueron cafeterías y empresas.

¿Lo más difícil al iniciar este negocio?

Todas las caídas, haber fracasado 2 anteriores negocios, y levantarse después de eso. Volver a empezar de cero. Pero creo que esa es la clave de todo negocio, la persistencia.

¿Cuáles son tus canales de venta?

Somos un negocio digital. Nuestros canales más fuertes son: la web , Instagram, WhatsApp y Facebook. Aproximadamente son el 80% de nuestra venta. El 20% restante son corporativos, tiendas físicas, tiendas digitales externas, etc.

¿Qué planes tienes a corto plazo?

Lanzamiento de nuestro invento patentado The Coffee Cup y abrir el Experience Store de Don Salazar, una tienda donde los clientes podrán ir a interactuar con todas las innovaciones que tenemos y probar todos los diferentes tipos de café.

¿Cómo evolucionaste en pandemia?

Cambiamos radicalmente. Nos digitalizamos desde el día 1. Nuestro negocio mutó del B2B al B2C, relanzamos productos con una nueva propuesta de valor: El café perfecto en casa. Creo que encontramos un gran problema, que fue que las personas que trabajaban en oficina y estaban acostumbradas a tomar un café de especialidad para seguir con su día de trabajo, ya no podían hacerlo porque ahora estaban en casa y las cafeterías de especialidad habían cerrado. Entonces fuimos con una propuesta de que ellos mismos puedan hacer su propio café de especialidad en casa, en 1 minuto, sin complicaciones, y así seguir con su jornada laboral. Ya no tenían que ir a una cafetería de especialidad, sino la cafetería de especialidad iba a ellos.

¿Qué productos nacieron en medio de esta crisis?

Nuestro producto “El Kit del café perfecto” empezamos a llegar a muchas personas. Posteriormente a eso lanzamos más productos, todos con la misma propuesta de valor; y seguimos creando más y más innovaciones.

¿De dónde viene el insumo?

Somos productores de café. Para crear las innovaciones usamos mucho la impresión 3D. Hacemos prototipos, prueba y error, y luego mandamos a producir.

¿Cuál es el diferencial con otras marcas?

La innovación, definitivamente. Don Salazar es una marca que está innovando en una industria tan tradicional como es la del café. Estamos reinventando la manera de tomar café en el Perú y el mundo. Ya tenemos una cafetera patentada y que quedó entre los 3 mejores inventos de la categoría inventor independiente en el Expo Patenta 2018 de INDECOPI. Este año estamos patentando otra cafetera, y seguimos siempre en esa línea. Además, claro, de que el café que producimos es de altísima calidad y orgánico. Actualmente somos apoyados por Emprende UP (Centro de Emprendimiento de la Universidad Pacífico).

Te puede interesar: