Dan asistencia técnica en la calle y a domicilio.
Dan asistencia técnica en la calle y a domicilio.

| En estos tiempos de pandemia, el uso de la bicicleta es cada vez mayor, muchos la prefieren para ir al trabajo o para realizar otras actividades, y eso ha generado nuevos negocios especializados para este medio de transporte, como en el caso de SOS Bike Lima de Alonso Arana, quien junto a su socio Christian Peña decidieron dar asistencia técnica en las calles y a domicilio. La demanda ha sido tan alta que en sus plataformas virtuales venden también accesorios y repuestos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: ‘Mamá quiero dulce’: “Nos buscan por las tortas con diseño”

¿Cómo nació la idea de hacer este negocio?

Soy ciclista y mi socio también, las veces que hemos salido por las calles se nos pinchaba la cámara, se rompía el freno o se salía la cadena y no encontrábamos un taller por la noche, por eso se nos ocurrió hacer una ambulancia para bicicletas, pero le cambiamos de nombre porque ese no pegaba, así que se quedó con .

Alonso y Christian son ciclistas y al ver que no habían muchos talleres de bicicletas decidieron dar asistencia técnica.
Alonso y Christian son ciclistas y al ver que no habían muchos talleres de bicicletas decidieron dar asistencia técnica.

¿Ustedes cuentan con un taller o todo lo manejan de manera virtual?

No contamos con local, nos promocionamos a través de las redes sociales, así nos contactas nuestros clientes. Ahora último hemos agregado accesorios y repuestos para bicicletas.

¿Supongo que para este tipo de negocio no se necesita mucha inversión?

Eso fue una gran ventaja para nosotros, pues teníamos las herramientas básicas y solo compramos algunos repuestos. Mandé a hacer chalecos para que nos identifiquen y así empezamos atendiendo primero a los amigos y luego al público que se fueron pasando la voz.

La demanda ha crecido tanto en el mercado que ahora van a las casas y también ofrecen repuestos y accesorios por sus plataformas virtuales.
La demanda ha crecido tanto en el mercado que ahora van a las casas y también ofrecen repuestos y accesorios por sus plataformas virtuales.

¿Y cómo les está yendo?

No nos podemos quejar hemos tenido muy buena aceptación, hemos crecido un 30%.

¿Qué se viene para ustedes?

Con la ayuda de la tecnología estamos creando nuevos productos para el ciclismo que será de mucha utilidad.

¿Qué errores tuvieron al iniciar?

Pensamos en dar asistencia técnica en las calles, pero la pandemia cambió todo el esquema y tuvimos que ir a las casas de los clientes para vender los repuestos y arreglar sus bicicletas.

¿Cómo ven este negocio a futuro?

Es un negocio rentable que seguirá creciendo y nos ayuda porque hay poco gasto fijo, no pagamos local ni luz ni agua.

¿De qué manera se promocionan?

Somos full redes sociales, tenemos mucho contenido visual para que puedan ver nuestros trabajos, entregamos stickers a los clientes para que nos llamen, contamos con un mini sistema para fidelizar a nuestros clientes a quienes les damos algunos detalles.