Yanira Villalta cuenta que en pandemia todo el equipo de digitalizó y a pesar del confinamiento continuar con el proceso de producción. 
Foto: Allergino Quintana.
Yanira Villalta cuenta que en pandemia todo el equipo de digitalizó y a pesar del confinamiento continuar con el proceso de producción. Foto: Allergino Quintana.

Yanira Villalta es diseñadora industrial. Durante muchos años fue docente en una universidad en Ecuador donde conoció la gran labor de los artesanos de diversas comunidades. Creó , una marca de alpargatas hechas con mermas textiles y con suelas de neumáticos reciclados. Tiene cuatro talleres en Perú y dos en Ecuador, dándoles trabajo a adultos mayores y personas con discapacidad. Su tienda virtual le permitió crecer tanto que se alista para vender en Latinoamérica y Estados Unidos.

Yanira, estudiaste diseño industrial y tienes una maestría en comunicación y marketing, ¿Cómo es que te vinculas con el rubro del calzado?

Soy docente universitaria y hace más de siete años dictaba clases en una universidad de Ecuador y ahí empecé a trabajar con comunidades indígenas y artesanos, dictaba la clase de diseño de calzado y empezó todo.

Dar el primer paso es complicado, ¿Qué recuerdas de los inicios?

Empecé en Ecuador en el 2016 y vine a Perú en el 2017, y ya en el 2018 abrimos el primer taller.

¿Cuándo te das cuenta que este negocio podría ser rentable?

Todo paso en Perú, tuve la oportunidad de conocer a la red Kunan donde hay muchos emprendimientos sociales. Me dieron la asesoría y abrí varios puntos de venta, tuve varios mentores que me ayudaron a hacer real el negocio y proyectarme como empresa.

Para dar el primer paso es complicado para un emprendimiento, ¿qué recuerdas de ese inicio?

Lo que más me ha costado es que uno empieza haciéndolo solo. Fue complicado para mí, pues yo era la diseñadora, la mensajera, la contadora, la secretaria y la repartidora. El pilar fue haber consolidado a mi equipo de trabajo.

Yanira cuenta con cuatro talleres en Perú y dos en Ecuador. Todo su equipo le pone mucho amor a lo que hacen.
Yanira cuenta con cuatro talleres en Perú y dos en Ecuador. Todo su equipo le pone mucho amor a lo que hacen.

Algo que me llamó la atención son los colores y los diseños de tus calzados, ¿Qué buscas transmitir con ellos?

Queremos que las personas revaloricen las técnicas tradiciones de nuestra cultura, de nuestros pueblos andinos. Lo más importante para los artesanos es el valor cultural que lo representaban en sus trabajos y queremos plasmarlos en estos productos para que la gente los use con sus outfits con orgullo.

Creciste mucho y estás en centros comerciales, ¿por qué crees que tu calzado tiene aceptación, ¿qué se fija el cliente?

Somos un emprendimiento de impacto social y ambiental. El consumidor presta atención al consumo responsable que nuestros productos son hechos artesanalmente, reutilizamos mermas textiles, reciclamos neumáticos para las suelas, trabajamos con adultos mayores y personas con discapacidad.

Los calzados son hechos con mermas textiles y la suela con neumáticos reciclados.
Los calzados son hechos con mermas textiles y la suela con neumáticos reciclados.

Tienes cuatro talleres en Perú y dos en Ecuador, le das trabajo a gente, ¿cómo le ha cambiado la vida a ellos?

Tratamos que nuestro producto sea positivo para mejorar la calidad de vida de nuestros artesanos que son adultos mayores que estaban con depresión por el desempleo. Ellos tienen una oportunidad, ahora pueden tener un ingreso propio, manejan sus finanzas personales y se ven como empresarios.

Adultos mayores y personas con discpacidad han mejorado su calidad de vida y se han convertido en empresarios.
Adultos mayores y personas con discpacidad han mejorado su calidad de vida y se han convertido en empresarios.

¿Qué rescatas de lo que viviste en la pandemia?

La pandemia fue una oportunidad muy grande para Yanni, generar un ecosistema digital, con la tienda online fue lo más importante. Los artesanos se digitalización totalmente y crecimos.

¿Te interesaría que tus productos lleguen a grandes retails?

Si, nuestro objetivo principal de Yanni es crear un modelo de franquicia social, estamos en la Rambla de San Borja y en Larcomar y queremos que se replique a toda la región.

¿Tus productos han llegado al extranjero?

Nuestros clientes se llevan los productos a Estados Unidos y con la página web queremos distribuir a Latinoamérica y Norteamérica.

¿Qué características debe tener un calzado de buena calidad?

La calidad es la parte principal de la marca. Si hay una falla o error de fabricación no salen a la venta y eso lo reconocen los clientes.

¿Viajas al extranjero para ver tendencias?

Cuento con un equipo de diseñadores y de marketing que están en constante capacitación. Con la pandemia hemos tenido un alcance internacional de manera virtual. Hemos viajado a comunidades de México para conocer más y hemos hecho una colección.

Los clientes valoran el trabajo artesanal y el propósito que tiene este emprendiminento.
Foto: Allergino Quintana.
Los clientes valoran el trabajo artesanal y el propósito que tiene este emprendiminento. Foto: Allergino Quintana.

Por la crisis se pierde la capacidad de consumo, ¿cómo van las rentas?

Ha sido un poco duro. La materia prima subió, pero no podemos aumentar los precios, hemos trabajado mucho las promociones en las redes sociales para llegar a nuevos mercados. Los aliados son los centros comerciales para seguir manteniendo el nivel de ventas.

Metas

Ahora queremos llegar al mercado nacional y Latam con la realidad aumentada para la página web.

Ping Pong

Reciclaje: el corazón de Yanni

Artesanos: transformando vidas

Calzado: revalorización.

Te puede interesar: