Diseñadora de Late La Tela, empezó cuando tenia 18 años. Vendía en ferias, en tiendas multimarcas y hoy supera ventas en sus plataformas digitales.
Fotos: José Bashe.
Diseñadora de Late La Tela, empezó cuando tenia 18 años. Vendía en ferias, en tiendas multimarcas y hoy supera ventas en sus plataformas digitales. Fotos: José Bashe.

| Lorena Montoro tiene 30 años, es diseñadora industrial y desde hace once años emprendió ‘Late la Tela’, un negocio de ropa que empezó en las ferias y que con los años fue captando la mirada de sus clientas que aman las piezas únicas y exclusivas.

Con el tiempo ingresó a tiendas multimarcas y hacía ‘showrooms’ donde le iba muy bien, pero con la pandemia apostó por lo digital y sobrepasó sus expectativas, pues ingresó a nuevos nichos de mercado, amplió su taller y contrató a más personal para satisfacer la demanda.

También puedes leer: Chef de Mayta, Jaime Pesaque fracasó tres veces y convirtió su restaurante entre los 50 mejores de Latinoamérica

Lorena, ¿Cómo decides lanzar tu propia marca de ropa?

Soy diseñadora industrial estudié en la Universidad Católica donde trabajábamos con plásticos, maderas y demás que me sirvieron como herramienta en el mundo de la moda. En el camino vi marcas independientes con diseños locazos que los empecé a consumir, así que me dije, por qué no hacer mi propia marca. Tenía 18 años en ese entonces y empecé con una amiga, uno cuando es joven piensa que las cosas se venden solas y mi socia se fue. Y nació Late la Tela con una propuesta jugotona y divertida, me encanta.

5 consejos para emprender con tu taller textil
5 consejos para emprender con tu taller textil

Con once años en el mercado, ¿qué lección has sacado?

Fui bien temeraria para hacer una empresa porque empecé muy joven como un hobbie que nació, fluyó y creció. Si me dicen a los 30 años para emprender me moriría, porque esta es una carrera de mucho aliento. Trato de ser buena jefa y ser tan dura conmigo misma.

Sus ventas han aumentado en pandemia al ingresar al mundo digital. 

Fotos: José Bashe.
Sus ventas han aumentado en pandemia al ingresar al mundo digital. Fotos: José Bashe.

¿Qué es lo más importante para llegar al cliente?

Hacer un producto de valor que satisfaga ciertas necesidades, la idea es que te sientas increíble con las prendas. Muchas chicas no quieren ir con vestido al trabajo y te doy la alternativa de lucir una linda blusa con un jean que te hará un gran ‘look’, a eso apunto.

¿En qué te inspiras para crear tus prendas?

Siempre diseño teniendo como base a mis pilares más fuertes son las prendas únicas con estampados increíbles con stock limitado que es muy valorado por mis clientas.

¿Qué es lo más bonito que te han dicho tus clientas?

En verdad, extraño de mis showrooms porque conversaba con mis clientas y muchas me decían cosas lindas que me hacen sentir orgullosa porque he logrado todo esto con mucho esfuerzo, no nací con vara y oír que una prenda la hizo sentir fabulosa o que superó la depresión es lo máximo.

¿Quiénes son tu público objetivo?

Es la amiga que yo tendría, son chicas que luchan un montón, que son chicas consiguen éxitos con su esfuerzo, que ahorran por sus metas, que son buena onda. Tengo mujeres de 20 a más de 40 años.

Hay mucha competencia, ¿por qué crees que el público te busca?

Mis clientas saben identificar cuando las cosas son distintas, esto no solo es venta, hay magia, todo lo que hacemos es con cariño y mi equipo lo sabe son prendas que cierran el ciclo, amabilidad cuando atiendo, asesoramiento de tallas, que tu producto llegue impecable, la gente se enamora cuando lo ve.

¿Cómo te ha servido la capacitación para crecer?

Ha sido elemental, sin capacitarse en estos tiempos es estar en nada. En un año la vida cambió tanto que mis cinco años en la universidad quedaron añejas. Hay que ser master en redes sociales y es una locura. Lo que te enseñaban en la universidad lo aplicabas y podría ser exitoso, pero en lo digital puedes trabajar duro y solo tu familia ve tus videos.

¿Cómo te ves a mediano plazo?

Exitosísima, con un equipo más grande, tengo el espacio, el potencial, los ánimos, mi página web será increíble, tendré motorizados propios, me imagino enormemente digital.

Un emprendimiento de Lorena Montoro.
Un emprendimiento de Lorena Montoro.

¿Cómo evolucionaste en esta pandemia?

Siento que hubo un giro de 160 grados, ante vendía en la feria de Navidad y era un golazo, eran tan fuertes que me podía sostener por un año, de pronto no tienes eso, y asumirlo, vamos a ser digitales, saque mí web y vamos mejorando siempre. Estoy orgullosa de la chamba que hay detrás.

En tu caso cerraste las tiendas físicas y apostaste por contratar persona, ¿por qué?

Crecimos en personal porque el trabajo de empaquetado es fuerte, mi mamá va a la cabeza y se envuelven todo el día, y eso es perfección absoluta. Además, está la producción de las prendas y somos muy competitivos con unos precios bien chéveres.

TE LO DICE UNA DISEÑADORA

Generen un producto de valor, si hacen que los demás tendrán una competencia enorme, y no se hará conocidos.

El orden, he crecido como una hierbita en la vereda porque me fui ordenando todo, no solo en lo financiero, mis documentos en orden, mi taller con áreas definidas, los procesos de producción. Eso te permitirá crecer.

Ping Pong

COLOR FAVORITO: azul

TEXTILES PERUANOS: increíble

E-COMMERCE: un reto

TELAS: mi pasión

Te puede interesar: