Suzel cuenta que los consumidores de ahora buscan diseño, calidad y comodidad. 
Foto: Allergino Quintana.
Suzel cuenta que los consumidores de ahora buscan diseño, calidad y comodidad. Foto: Allergino Quintana.

Durante muchos años, Suzel Ríos trabajó vendiendo calzados en una tienda y su sueño de toda la vida era tener su propio negocio. Un día decidió crear una colección pequeña de 20 pares y se vendieron muy rápido, y vio que era el momento de independizarse. Estudió marketing y diseño de calzado para manejar mejor ‘. Luego abrió su fábrica, pues sus principales clientes eran mayoristas y la demanda era muy grande.  En pandemia cayeron las ventas, pero habilitó su tienda virtual. Además, ingresó a los Marketplace de Ripley y otros retails, que la ayudaron a despegar a nuevos mercados.

Emprende Trome - Magdalena
Suzel Rios de Magdalena Shoe, nos cuenta como empezó su camino en el mundo de calzado para mujeres.

Empezaste vendiendo zapatos en ese entonces, ¿ya pensabas hacer tu propio negocio?

Si. Había visto una oportunidad de hacer algo cuando trabaja en la tienda. Yo quería generar mis propios ingresos.

Ya tienes 16 años en el mercado y con tu experiencia, ¿qué buscan los consumidores de ahora?

Buscan el diseño sin dejar de lado la calidad. Los zapatos que hacemos son cómodos, la gente quiere calidad, comodidad y que el producto calce bien.

¿De qué manera te ayudó tú profesión para consolidad tu marca?

Yo empecé muy joven, a los 17 años, no sabía nada de las ventas ni del negocio en sí, ya en el camino y con el paso de los años, veía que fallaba en varias cosas y tenía que perfeccionar esos errores. Estudié marketing y con todo lo que aprendí pude ver cuál era la mejor estrategia para vender y saber llegar a mejores canales.

Me comentabas que también llevaste otros cursos para conocer el mundo del calzado…

Me capacité en diseño del zapato, ver toda la producción, armado, somos completos. A pesar de los años, uno nunca deja de aprender, estoy en constante capacitaciones para crecer aún más.

¿Cómo fue para ti mandar a hacer tu primera colección?

En ese tiempo, teníamos mucho miedo porque no sabíamos nada. Hicimos 20 pares y no quería que se quede todo y mandamos a tercerizar con un fabricante. Todo se vendió muy rápido. Decidimos hacer un poco más, abrimos una tienda en Gamarra y llegamos a mayoristas, luego abrí mi fábrica donde hago mil pares a la semana.

¿Qué buscas transmitir con tu marca?

Que la mujer se sienta ella misma con los productos. Que se muestren tal como son.

¿Por qué el nombre Magdalena?

Es por la abuelita de mi esposo, que fue una mujer muy luchadora en su vida. Cuando íbamos a lanzar la marca, ella muere a los 99 años y decidimos llamar la marca en homenaje a ella.

En la pandemia las ventas cayeron, pero te reinventaste muy rápido, ¿Cómo fue esa experiencia?

Como la mayoría de nuestros clientes eran todos mayoristas y otros eran emprendedores, muchos cerraron sus negocios y nuestras ventas cayeron. Cerramos, pero luego vimos que el mundo digital era una gran oportunidad y que podíamos afianzar la marca para llegar a nuevos consumidores, luego buscamos alianzas con empresas grandes, entramos al Marketplace de Ripley y de otros grandes retails, las ventas aumentaron un montón.

¿En qué etapa estas ahora?

Ahora estamos en la etapa de crecimiento, que la marca se haga conocida como Magdalena Shoes y que llegue al consumidor final y ya no como intermediarios, pues hemos vendido por muchos años a los mayoristas. Consolidarnos y abrir una tienda física el otro año.

Si una empresa extranjera te pide definir una colección, ¿cómo lo calificarías?

Hemos hecho para marca de afuera de Chile y aún trabajamos con ellos. Nos buscan de afuera y nos visita en la fábrica para hacer sus diseños.

¿Cuál es tu público objetivo?

Mujeres de 18 hasta 35 años, que les guste la moda, comprar por Internet y que estén con las últimas tendencias.

¿Piensas abrir nuevas líneas de productos?

Si. Hemos ingresado con carteras y bolsos y a futuro estaremos con cinturones y correas.

Vivimos en una crisis económica en el país, ¿esto afecta tus ventas?

Si y también en los costos de insumos, antes comprábamos el costo del pegamento a cien soles ahora está a 180 soles. Eso nos ha impulsado a que dejemos el mayorista y que ingresemos al consumidor final para que llegue directo y tengamos mayor margen de ganancias.

¿Los zapatos chinos son competencia para ti?

No tanto, porque son públicos totalmente diferentes. Al peruano le gusta comprar productos locales, no tenemos nada que envidiar a las cosas que vienen de afuera.

¿Cómo piensas ampliar tu negocio para otros mercados?

Buscamos consolidarnos en el mundo digital, tenemos una página web, ahora estamos en marketpkaces de Ripley, Saga Fabella, Linio, Oeschle y Platanitos. Y en futuro tener nuestra tienda física.

Fabricas para emprendedores, ¿qué consejos les darías si quieren iniciar un negocio?

Primero deben tener en cuenta a quién quieren vender, tener todo claro para que lleguen al proceso y al objetivo final. No copien, busquen un diferencial para que se distingan de la competencia.

Ping Pong

Magdalena: mi hija.

Emprendedores peruanos: aguerridos, luchadores

Calzado peruano: nada que envidiar al resto

Sueño: que Magdalena llegue a nivel mundial.

Te puede interesar: