Emprende Trome: Conoce más de Miguel Araujo a través de Marilú blanco, su madre [ENTREVISTA]

Cuenta que defensa se levantaba a las 5 de la mañana para entrenar y luego ir al colegio. A veces solo había sopa en la casa y jugaba con zapatillas de tela.

Emprende Trome: Conoce más de Miguel Araujo a través de Marilú blanco, su madre

Emprende Trome: Conoce más de Miguel Araujo a través de Marilú blanco, su madre

Emprende Trome: Conoce más de Miguel Araujo a través de Marilú blanco, su madre

‘Cuando pierden un partido, la gente los critica muy duro y para eso está su familia, que los apoya en todo momento’, dice Marilú Blanco, mamá del seleccionado Miguel Araujo , quien a pesar de vivir en una condición muy humilde en una casita en Villa María del Triunfo, siempre tuvieron mucho amor y un plato caliente en la mesa de su hogar. Su esposo es cerrajero y, para ayudarlo, trabajaba lavando platos, vendiendo pizzas y como profesora de vóley, y el cansancio jamás fue una excusa para ver las tareas de sus cuatro hijos y conversar con ellos para saber cómo les fue en su día. Ella es una mamá ‘guerrera’.

Señora Marilú, ¿a qué edad empezó Miguel a jugar futbol?
A él le encantaba la pelota de pequeño, no era un Messi, pero era el primero en ser picón y lo llevaban a las olimpiadas del colegio. A los 12 años empezó a jugar.

¿En qué academia practicaba?
Iba a jugar a varios lugares. A los 13 años llegó a una academia de segunda, de un amigo de su papá, mi hijo se iba desde mi casa hasta la curva de Nueva Esperanza.

¿Cómo reaccionaba cuando perdía un partido?

Un día llegó llorando, ese día jugó con la U, él llevaba la pelota y cuando pateó esta se fue lejos y todos se burlaron de él. Le dije que mañana sería otro día, que esté tranquilo y que siga.

¿Cuándo empieza a destacar en el balompié?
Después de lo que te conté, al otro sábado ganó el partido y estaba ahí J.J. Oré que lo invitó a La Videna. Mi hijo estuvo feliz, allá estaban ‘Orejitas’, Tapia y Polo. Estuvo a prueba una semana y el viernes cuando llegó a la casa, vino triste, pensé que no lo había logrado, pero luego estalla en risas contándonos que estaba dentro, que tenía su polo que decía Araujo y sus chimpunes.

Debió ser emocionante ver a su hijo con la vestimenta de la selección…

Mi hijo jugaba en la Sub-17 con Ecuador, cuando lo vi con su uniforme y ese porte al caminar, lloré junto a mi esposo. A mi hijo le brillaba todo, parecía que tenía unas alas grandes y era un angelito negro caminando con la selección del Perú.

Emprende Trome: Conoce más de Miguel Araujo a través de Marilú blanco, su madre

¿Cuándo se dio cuenta de que Miguel tenía condiciones para ser un futbolista?
Mi esposo que es cerrajero les hizo unos arcos, y los chicos mayores no dejaban que Miguel juegue, yo molesta me llevaba los arcos y les decía que cuando él este en Europa nos les hará caso. Un día su padre veía futbol europeo y entró llorando, y le dijo a su papá: ayúdame, quiero ser jugador profesional. Mírame, yo estaré ahí.

Un futbolista debe tener una vida sana, ¿qué dejó de hacer para seguir sus sueños?
Miguel no salía a fiestas, su padre lo levantaba a las cinco de la mañana para que entrene hasta las 6:30, luego iba a la escuela, regresaba a almorzar y se iba a entrenar a la curva.

Viene de una familia humilde, ¿qué carencias tenían?
¡Muchas! Yo hacía menestras y con lo que sobraba hacía sopa al día siguiente, comprábamos zapatillas de tela a dos por 15 soles. A veces él venía con los pies mojados porque llovía, pero jamás nos pidió nada, solo nos mostraba esa gran sonrisa que tiene.

¿Cómo hacían para costear sus necesidades, vitaminas, pasajes?
Trabajaba en casa lavando ropa, vendía pizza, soy una mujer muy trabajadora, igual mi esposo.

Usted contó a los medios que compraron unos chimpunes de segunda porque no contaban con el dinero, ¿es verdad?
Una vez me regalaron unos chimpunes Adidas para mi hijo. Él los dejó afuera y un vecino se los llevó, tuve que ir con mi esposo a a la cachina para comprarle unos de segunda.

Perú llegó al Mundial después de 36 años, ¿siempre estuvo al lado de su hijo para cumplir su sueño?
Siempre estoy al lado de ellos, me levantaba a cocinarles temprano, después del trabajo les revisaba las tareas y mi esposo se encargaba de llevarlo a entrenar.

¿Cómo quisiera que sea la carrera profesional de Miguel?
Que sea un buen profesional, siga siendo humilde. Él siempre recuerda cuando hacía sopa en medio de tanto calor porque era lo único que teníamos. Me dice que soy su reina, valora todo lo que le hemos dado.

TIPS
La alimentación de un deportista es vital, aquí algunos consejitos:
* El pescado, el hígado y las menestras son muy buenas para los chicos.
* La gaseosa los descalcifica, mejor dénles agua de quinua.
* Los granos de habas, la mashua y la leche son excelentes para un desayuno.

VOLVER A LA PORTADA DE TROME.PE

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook , Twitter , y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Ir a portada