Emprende Trome: ‘Guilligan’ y su historia de éxito a base de exquisitos sánguches y salchipapas [ENTREVISTA]

Puneño llegó sin un sol a la capital, empezó vendiendo marcianos y vio una oportunidad de negocios en la gente que salía de amanecida en las discotecas. Ahora tiene 15 carritos y cuatro locales. Dice que Gastón Acurio lo invitó a Mistura por la calidad de su producto.

‘Hay que tener valor para alcanzar el éxito’, nos cuenta Humberto Roque, propietario de la marca ‘Guilligan’ especialista en sánguches y salchipapas
‘Hay que tener valor para alcanzar el éxito’, nos cuenta Humberto Roque, propietario de la marca ‘Guilligan’ especialista en sánguches y salchipapas

Más sobre:

Emprende Trome

Humberto Roque representa a los peruanos que llegan de provincias a la capital sin un sol en el bolsillo, pero con hambre de triunfo. ¿Qué pasaba por su cabeza en ese entonces? Muchas ideas para hacer grandes cosas. Este puneño empezó vendiendo golosinas y marcianos y ahora con su marca ‘Guilligan’ tiene 15 carritos y cuatro locales que son todo un éxito.

Usted llegó de Puno a Lima, vendió golosinas y marcianos, ¿qué recuerdos se le vienen a la mente?
Fueron mis inicios, la tuve un poco difícil, no conocía las calles para ir a los puntos de venta donde ofrecían los chupetes al por mayor, pero con la constancia y dedicación nos fue bien.

¿Por qué vino a la capital?
Somos de una familia de condición humilde, queríamos migrar a la capital para hacer un poco de dinero y estudiar, pero al final me gustó el negocio.

Emprende Trome: Guilligan de Humberto Roque

Emprende Trome: Guilligan de Humberto Roque

¿Cree que los provincianos son el motor del país?
Creo que todos los peruanos somos emprendedores, somos bien chambas.

Usted salió adelante solo, ¿de qué manera debería el Estado ayudar a los jóvenes?
Deberían enseñar en los colegios de cómo cuidar el dinero, sus gastos son mayores a sus ingresos. A los emprendedores que empiezan se les debería dar charlas para que estén informados, la Sunat sería una buena aliada, así no tendrían errores.

¿Cómo inició su empresa?
Durante las amanecidas vi que la gente, que salía de las discotecas, quería comer algo, así que les pregunté a las personas y me animaron a vender sánguches. Empecé en una carretilla, pero en mi mente tenía el carrito con timón y motor, así que transformamos una combi escolar.

¿Recuerda con cuánto de inversión?
No era más de 500 dólares.

¿Diría usted que lo suyo nació de una necesidad?
Sí, del ingenio, de la creatividad para salir adelante.

¿Cómo fue su proceso de aprendizaje?
No estudié, pero con el día a día tuve la experiencia, ya luego vinieron las capacitaciones.

¿Con cuántas personas trabajan?
Alrededor de 15 familias.

¿Cuántos carritos tiene?
15 y 4 locales.

¿Cómo es que Gastón lo invita a Mistura?
Él tenía un proyecto con la Universidad Católica, al igual que nosotros, que ganamos un concurso del Ministerio de la Producción y queríamos hacer una combi sanguchera, y ahí nos invitó a Mistura.

¿Qué tal le fue?
Se me abrieron muchas puertas y oportunidades de negocio.

¿Cuánto le costaría a un joven que desea poner un carrito como este?
Con unos 10 mil soles podría empezar.

¿Atienden diferentes eventos?
Eventos empresariales, kermeses, catering.

¿Qué hace con el capital?
Lo volvemos a invertir para ampliar el negocio.

Con toda su experiencia, ¿qué errores no cometería?
Perder el tiempo sin analizar, realizar un estudio antes de hacer una inversión.

¿Cuántos platos en la carta?
20 productos entre sánguches y salchipapas.

Hablando del tema de manipulación de alimentos, ¿cómo es el control de calidad?
Trabajamos con profesionales que están antes de que salga el producto, calidad de prueba.

¿Qué se necesita para alcanzar el éxito?
El valor de querer hacer las cosas y hacerlas.

¿Qué podría decir de lo que logró hasta ahora?
No lo había imaginado, pero es la consecuencia de un trabajo duro.

¿Qué consejo le daría a los jóvenes?
No sientan vergüenza de trabajar, muchos chicos no se ponen la camiseta con voluntad, deben ponerles ganas.

Ahora hay muchos ‘food truck’, ¿qué plus le da a sus clientes?
Valor agregado del servicio y calidad del producto, consideramos como amigos al cliente.

¿Por qué ‘Guilligan’?
Yo era muy flaco, hueso y pellejo y me relacionaban con la serie de ‘La isla de Guilligan’. Era muy confiado, un día tomé un taxi llevando mi parrilla y mi balón de gas, el taxista se fue con mis cosas y pensé que me lo dejaría en mi punto de venta y jamás llegó, la gente me decía que les venda y no tenía nada, y me pusieron el apodo ‘Guilligan’.

TIPS
1.- Piensen en algo y háganlo porque en el camino se irá puliendo.
2.- Mucha constancia y dedicación por lo que hacen.
3.- No tener miedo, habrá obstáculos, pero lo podrán superar.

VOLVER A LA PORTADA DE TROME.PE

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Ir a portada