Emprende Trome: ‘In a jar’, la historia de los sabores de las hermanas Noceda [VIDEO y FOTOS]

Desde niñas, a Andrea y Luciana les gustaba cocinar y tuvieron la visión de vender deliciosos postres en frascos que causaron sensación. Ahora están en Wong, Larcomar y aconsejan a los emprendedores que hagan lo que más les apasiona.

‘In a jar’, la historia de los sabores de las hermanas Noceda
‘In a jar’, la historia de los sabores de las hermanas Noceda
‘In a jar’, la historia de los sabores de las hermanas Noceda
‘In a jar’, la historia de los sabores de las hermanas Noceda

‘Para un emprendedor no existe fracasos, sino resultados’. Con esta frase las hermanas Andrea y Luciana Noceda se sienten identificadas, pues iniciaron su negocio de postres artesanales en su casa, investigando sobre sabores para conquistar a los clientes. Andrea se encarga de la administración y Luciana es la chef. Ambas trajeron una nueva tendencia al Perú y decidieron hacer pie de limón, torta de chocolate y otros dulces dentro de frascos que causaron furor. ‘In a Jar’ abrió su primera tienda en San Isidro, ingresó a Wong, también está en Larcomar y se alistan para expandirse. Incluso, el Banco Continental resaltó su emprendimiento.

¿Por qué decidieron hacer dulces?
Nuestro sueño era hacer un negocio juntas, los postres nos vinculaba porque desde niñas nos gustaba cocinar. Yo estudié gastronomía y me incliné por la pastelería (Luciana). Hacíamos postres en casa y luego los vendíamos, hasta que investigamos y vimos que la tendencia eran los frascos, era un potencial, decidimos ingresar un concepto nuevo al mercado.

¿Cómo recibió el público este producto?
Tuvo gran aceptación y dijimos que debíamos estar metidas 24/7 (todos los días) en esto.

¿Hicieron un estudio de mercado para lanzar su empresa?
Fue más que nada una visión que tuvimos, estudiamos mucho las tendencias, los peruanos buscan algo de muy buena calidad, sabores buenos.

¿Qué sabores tienen?
Empezamos con seis y ahora tenemos 12, el limonero, chocoholic, nutelover, Nueva York y otros. Además, innovamos con el turrón en octubre, y en diciembre del año pasado hicimos panetón, ahora la torta de chocolate.

¿Cuál cree que es la ventaja de tener un negocio familiar?
Tenemos la confianza de poder decirnos las cosas en todo aspecto, si alguna se cansa está la otra para apoyarla.

¿Qué es lo primero que se ve al inicio?
Hemos aprendido más en el camino. En la primera etapa es escuchar al cliente. Yo los atendía porque quería saber qué les gustaba, eres tú y tu cliente. Experiencias con proveedores, formar un buen equipo.

¿Qué cosas no repetirías?
Al inicio cuando no se tiene experiencia se confía en un solo proveedor y cuando este te falla no sabes qué hacer, es mejor tener varios.

‘In a jar’ de las hermanas Noceda

‘In a jar’ de las hermanas Noceda

¿Cuál es el público objetivo?
Aquí vienen mujeres desde los 15 años que les encantan la marca, amigas que vienen a tomar un café, familias que valoran mucho el frasco para darle otra vida.

¿El frasco es su mejor carta de presentación?
Aquí se conserva muy bien, además a los clientes les fascina, siempre le dan un buen uso, hacen sus velas o colocan sus especies.

¿Tienen gran demanda en diciembre?
Estos productos son un buen regalo para el amigo secreto, hay gran demanda esta fecha, pero hay mucho más en el ‘ Día de la madre’.

¿Cuál es el producto favorito?
El limonero es la estrella (pie de limón).

¿Cómo es su control de calidad?
Son hechos de manera artesanal, son naturales, los hacemos en el día. Tiene un riguroso control en el taller para nuestros clientes y los de Wong.

¿De qué manera innovan?
En línea de productos probamos diferentes tamaños, tenemos un six pack de postres para regalos, el mega Jar (una torta de chocolate grande), vamos sacando productos en diferentes campañas.

¿Qué significa ‘In a Jar’?
En un frasco.

¿Cuál es el sabor del Perú?
El pie de limón, la torta de chocolate y la de chirimoya.

TIPS:
* Hagan lo que más les apasiona, cuando están con esto no hay marcha atrás.
* Perseverancia, hay una etapa de aprendizaje, no pueden rendirse sin llegar a la meta.
* Aprender de los resultados y estar constantemente atentos al cambio, hay que hacer feliz a tu cliente.

VOLVER A LA PORTADA DE TROME.PE

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

Ir a portada