Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

José Zafra: "Mi primer vestido lo confeccioné con 15 soles" | ENTREVISTA

Joven guadalupano dejó su tierra para venir a Lima y cumplir sus sueños. Estará en el Lif Week y dice que en el mundo de la moda siempre hay que reinventarse y capacitarse. 

Emprende Trome

Emprende Trome

José Zafra en Emprende Trome. 

Más sobre:

Emprende Trome

José Zafra nació en Guadalupe y desde niño tuvo un gran talento para el dibujo. Al terminar el colegio decidió ser diseñador de modas y ante la negativa de su padre, con tan solo 15 años decidió venir a Lima para cumplir sus sueños. Aprendió de la mano de la señora Geraldine y se convirtió en un experto de la alta costura. Abrió su tienda a los 19 años y ha sorprendido con magníficas colecciones en el exterior. Ahora estará en el Lif Week. Aquí la historia.

Cuentas que tu padre no quiso que estudiaras diseño de modas, ¿Qué pensaste en ese momento?
Siempre me gustó el dibujo, en una escuela de costura me dijeron que tenía talento y que debía ser fiel a mis gustos, y cuando le dije a mi padre, él se molestó, pues quería que yo sea abogado. Así que me escapé de mi casa porque quería estudiar diseño de modas.

¿Qué fue lo primero que hiciste al llegar a Lima?
Buscar una escuela, pagar mi pensión y luego encontrar una habitación frente al Hospital de la Fuerza Aérea.

Emprende Trome

José Zafra en Emprende Trome. (Video: Trome.pe9

Aprendiste con la señora Geraldine, ¿qué tal fue esa experiencia?
Aprendí al máximo, los chicos tenían miedo de la señora Geraldine y yo siempre iba a preguntarle mis dudas. Como paraba todo el tiempo ahí, ella me llamaba para coser, también iba los domingos y me contaba sus historias. Una vez me tuvo cosiendo una manga desde las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde. Uno aprende y las lecciones quedan para toda la vida.

¿Qué tan difícil fue salir de tu hogar y estar lejos de tu familia?
Mi sueño fue tener mi boutique a los 20 años, les dejé una carta (a mis padres) diciéndoles que me iba a trabajar al norte, pero me fui a vender la harina de pescado que distribuía mi padre y con ese dinero me vine a Lima, tenía 15 años y puse mi ropa y mis diseños en una caja. Tomé un taxi que me llevó al centro y me asusté al ver a un hombre con la cara cortada, así que me fui a caminar por Larcomar y Miraflores hasta que empezaran las clases.

¿Cómo nace la idea de hacer alta costura?
A los 12 años hacía mis bocetos y mi papá me rompió una pintura porque no debía pintar de lunes a viernes y me dijo que era un copión. En ese tiempo vi a un diseñador, veía en los programas de televisión los vestidos con brillo y me gustaba dibujar solo vestidos.

¿Llevaste otros cursos?
Sí, estudié en Pearson en Nueva York, hay que prepararse siempre. También fui profesor en el Centro de Altos Estudios de la Moda.

¿Qué se necesita para ser un buen diseñador de modas?
Así seas un doctor o un arquitecto debes tener pasión por tu carrera.

¿Qué te ha dicho tu padre al ver todo lo que lograste?
Ahora que le preguntan cuántos hijos tiene, él dice que cuatro y que el último es diseñador. Siempre que llega me dice esto está bonito, pero esta costura no me gusta; me da su punto de vista, como padre quiere lo mejor.

¿Cómo es la mujer que viste José Zafra?
Una mujer que se atreve a usar algo diferente, que tiene mucha personalidad, segura de sí misma.

¿Lo tuyo es solo alta costura?
La primera colección fueron 35 piezas casuales y de alta costura que se vendieron en Geraldine, Recuerdo que al inicio no vendía nada, a la tercera semana vendí un vestido y desde ahí no paré.

¿Qué comentarios recibes en el exterior?
Lo más lindo es que cuando termina un desfile me dicen que tal vestido les gusta y que lo quieren, los aplausos me hacen sentir feliz.

¿En qué desfiles estuviste?
En Vancouver Fashion, República Dominicana, Bolivia, Suiza, Italia, Nueva York, Ecuador.

¿Qué les recomiendas a los jóvenes que desean ser diseñadores?
Enfoquen su plan de negocios, tener bien en claro lo que quieren, definir su público para que su producto esté bien enfocado y para qué tipo de cliente lo van a fijar. También trabajar las redes sociales.

¿Qué anécdota recuerdas de tus inicios?
Cuando abrí mi tienda en Caminos de Inca tenía 19 años, me decían que era chibolo y cómo me podía haber arriesgado en poner algo allí, pero les dije que hice un estudio de mercado porque había un salón de belleza, una zapatería y una joyería, y las mujeres podrían comprar mi ropa.

¿Qué le falta al Perú para ser un ‘boom’ en moda?
Creer en los nuevos talentos, en el mundo de la moda hay que reinventarse siempre o te quedarás en el pasado. Hay que crear nuevas plataformas para ayudarlos, pues eso nos abrirá las puertas.

Con toda tu experiencia como diseñador, ¿es caro entrar a este rubro?
Siempre digo que cuando uno quiere estudiar no importa si estás en una universidad o en un instituto, uno busca y se prepara para ser el mejor y se abren las puertas. Yo he aprendido por internet, veo nuevas técnicas con tutoriales.

¿Qué fue lo que más te marcó en tus inicios?
No tenía dinero, me fui a Gamarra para comprar seda y encajes, y telas de saldos que me costaron 5 soles. Compré el forro a 3 soles y un cintín, todo me salió 15 soles. Confeccioné un vestido que se vendió a 750 soles, nunca tuve tanto dinero en la mano, no lo pude creer, y con eso fui a comprar más telas.

¿Qué colores se vienen para la primavera?
Tonos acero, neones, palo rosa nude.

Cargando siguiente contenido

Portada