Julio Garay recomienda humildad y mucha disciplina. (Trome)
Julio Garay recomienda humildad y mucha disciplina. (Trome)

Por: Katty Gines

nació en una familia muy humilde dedicada a la agricultura, en Ayacucho. A la edad de seis años padeció anemia y la venció gracias a una buena alimentación. Años más tarde, logró ganar una beca del Estado y estudió ingeniería industrial. Con el tiempo vino su gran obra: después de muchas pruebas creó las galletas ‘Nutri H’ con las que combate esta enfermedad y se hizo conocido en el mundo tras ganar el premio de History Channel.

Julio, este producto es muy innovador y nutritivo para nuestros niños. ¿Cómo nació la idea?

La idea nace cuando padecí anemia a los 6 años, mi preocupación era buscar una solución y la encontré de la mano del programa ‘Beca 18’ que me permitió estudiar la carrera de ingeniería industrial en la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga, donde convertí este sueño en mi proyecto de tesis.

Tus padres son agricultores, ¿cómo te alimentaban?

Mi familia es agricultura, apostamos por el cacao, mi alimentación era de la chacra, y desde casa comenzamos con el consumo del bazo de res, la sangrecita, el pescado, el hígado y los granos andinos.

¿En algún momento te imaginaste el éxito que tendrían tus galletas?

Fue un arduo trabajo, la disciplina y la perseverancia siempre estuvieron ahí. Este es un emprendimiento familiar donde están involucrados mis padres, mi hermano, mis amigos de la universidad y mis vecinos, somos cien personas en el proyecto.

¿Cómo ha cambiado tu vida tras ganar el premio de History Channel?

Dio un gran giro a comparación de cinco años, tengo más responsabilidad, estuve buscando fórmulas, haciendo ensayos y experimentos para lograr todo esto. Hoy contamos con una planta, un laboratorio equipado para la investigación.

Ahora hay muchos emprendimientos sociales, ¿qué les aconsejas a los jóvenes para que sus sueños se hagan realidad?

Trabajen con humildad y sencillez, pensando en las personas que más necesitan, planificando cada minuto, sean responsables y disciplinados, el momento tiene que ser ahora.

¿Cómo haces para que tu negocio, que tiene un propósito con la sociedad, sea rentable?

Es un trabajo en equipo, nació como un proyecto de tesis, luego nos equipamos en la cochera de mis padres, con una mezcladora, un horno y un rodillo, y la base para dar el gran salto fueron los planes piloto donde se demostró la efectividad de las galletas en un plazo de 30 días reduciendo el 80% de anemia en los niños.

Se dice que los suplementos vitamínicos tienen un sabor desagradable. ¿Cómo hiciste para conquistar el paladar de los niños?

Eso fue un gran reto, me demoré tres años para la receta y le incorporé cacao porque mi familia sembraba este grano y luego le incorporé hemoglobina bobina y quinua, una combinación casi perfecta con sabor a chocolate.

Tus galletas son libres de octógonos, ¿qué ingredientes tienen?

Tenemos tres tipos de galletas. El empaque azul tiene quinua, cacao, hemoglobina bobina; el empaque rojo contiene quinua, kiwicha, aceite de pescado refinado; la galleta vegetariana tiene quinua, kiwicha y algas marinas con alto contenido de hierro.

Todo entra por la vista, ¿qué les sugieres a las personas sobre este tema?

La presentación tiene que ser óptima, el consumidor puede elegir entre muchos productos que están en el mercado, así que hay que trabajar en los empaques. Yo empecé con bolsas que compraba en el mercado y ahora que están en varios puntos cambié a opciones más coloridas y con mayor información.

Muchos sueñan con estar en grandes supermercados, ¿qué otras alternativas tienen cuando recién inician?

Empecé vendiendo en ferias nacionales y luego en farmacias, en pandemia estuvimos en ferias itinerantes, luego en Oxxo y en las tiendas virtuales de Oeschle y Real Plaza, todo fue de a pocos.

¿Cómo hiciste para ingresar a cadenas de tiendas?

Presentándonos, dando a conocer los beneficios y bondades del producto, mostrando las certificaciones y la carta de presentación.

Tú eres ayacuchano y lograste ingresar al mercado limeño. ¿Qué deben hacer aquellos que quieren vender sus productos en la capital?

Se necesita de mucho trabajo en equipo, pasamos dificultades, momentos de llanto y dolor, pero seguimos adelante teniendo presente que el producto era de calidad y bueno para la salud.

¿Qué errores tuvieron y cómo los resolvieron?

La distribución fue un tema para trabajar, éramos un grupo nuevo y aprendimos de los errores. Ahora contamos con áreas de producción, administración, contador, logística, economistas y área de audiovisuales para construir esta empresa.