Por: Katty Gines

Uno de los grandes placeres que tiene el peruano es la buena comida y durante la cuarentena muchos optaron por pedir delivery y otros se fueron hasta los restaurantes para comer en autos sus platos favoritos, tal como nos cuenta Augusto Sánchez de ‘Mi Barrunto’, quien espera el visto bueno del gobierno para atender a los clientes en su local que ya está acondicionado para seguir al pie de la letra los protocolos.

Augusto, ¿qué has hecho en esta cuarentena?

Ha sido penoso recortar a mi personal, pues éramos 120 y hoy trabajamos 30, pero tenemos la esperanza de reabrir para reactivar la economía de manera paulatina, estamos volviendo a nacer.

¿Qué te pasó por la mente cuando la orden de aislamiento se fue alargando?

Nunca perdimos la esperanza, jamás se nos pasó por la mente cambiar de rubro, la convicción era que en algún momento se iba a reactivar. La naturaleza del peruano es seguir trabajando, pero se vio bloqueada la economía por la falta de trabajo, estoy contento de volver.

Mi Barrunto se prepara para atender en su propio local. (Emprende Trome)

¿Qué es lo más difícil que ves ahora que van a volver a atender al público?

Lo más difícil es adaptarse a este distanciamiento de mesa a mesa, no habrá una interacción con el mozo, habrá menos contacto verbal, el ‘face to face’ se dejará de lado.

Tu restaurante tiene 26 años en el mercado. ¿Qué te decían tus clientes cuando el local estaba cerrado?

Nosotros tuvimos una gran estrategia por redes sociales, mantuvimos una comunicación diaria de lo que sucedía en el país, mandábamos mensajes alentadores, hacíamos recetas, sorteábamos víveres y eso fue bueno porque al retornar tuvimos buena respuesta de los clientes que tenían la esperanza de que regresaríamos.

¿Esta estrategia de comunicarte en las redes sociales te abrió un nuevo mercado?

Sí, porque había personas que nunca habían llegado al restaurante y nos fueron conociendo por estas redes sociales. Esto hizo que cuando lanzamos nuestras cartas nos hicieran pedidos en Comas, Collique, Lurín, Villa El Salvador, Los Olivos, Bellavista y otros distritos.

100 años La Victoria, gastronomía, restaurantes emblemáticos MI BARRUNTO
100 años La Victoria, gastronomía, restaurantes emblemáticos MI BARRUNTO

Tienes una empresa grande, pero hay pequeños emprendedores que tienen locales chicos. ¿Qué les aconsejas para que puedan adaptarse a esta nueva modalidad?

Les aconsejo que su atención sea por citas, que manejen como máximo una hora de consumo en mesa porque todos tendremos una reducción del aforo y eso va a maximizar el ingreso económico para que puedan sobrevivir. Deben conversar con sus clientes y explicarles esa necesidad, será un reto.

¿Ustedes también han reducido su carta?

Hemos reducido a 20 platos que son los más comerciales. Tenemos la leche de tigre, el cebiche, causa, chicharrón, jalea, chitas enteras, arroz con mariscos, arroz chaufa de mariscos, parihuela y sudado.

¿Abrirás el local y mantendrás el delivery?

La tendencia hoy en día es que la gente coma en sus autos, nosotros le ponemos la música afuera y ellos felices. Ahora que nos den permiso para atender en el local seguiremos haciendo delivery también.

‘Mi Barrunto’, cebiche con historia. (Foto tomada antes de la cuarentena por coronavirus)
‘Mi Barrunto’, cebiche con historia. (Foto tomada antes de la cuarentena por coronavirus)

¿Cuál ha sido tu plus con los repartos a domicilio?

Si los clientes pedían un día antes, el delivery era gratis. Además, creamos un combo de 100 soles para los clientes que nunca vinieron porque lo veían caro. Hemos llegado al pueblo, ofreciéndoles leche de tigre, cebiche, arroz con mariscos y chicharrón.

¿Cuáles son los platos de mayor demanda?

El cebiche de pescado. Enviamos el pescado aislado del jugo y cuando llega a casa lo pueden mezclar por 40 segundos y lo comen recién hecho.

¿De qué manera se han preparado para vender?

Tuvimos un mes de preparación, les hicimos la prueba a todos los trabajadores, pusimos las señales, los papeles y los desinfectantes que nos pedía el protocolo del Minsa. También alistamos las mesas para 4 personas y para dos personas respetando los dos metros de distancia entre comensal y comensal. La higiene va a ser fundamental en esta etapa.

¿Cómo has capacitado a tu personal?

Al ingresar deben desinfectarse las zapatillas, se les toma la temperatura, en el camerino están sus mamelucos, deben usar lentes, mascarillas, gorra para el cabello y guantes. Cuando terminan su turno se cambian, desechan lo que han utilizado, colocan el mameluco en la lavandería y toman otro limpio para el día siguiente.

¿Le pedirías algo al gobierno?

Que abran los restaurantes porque con los repartos a domicilio no se puede sobrevivir, no sustenta un negocio abierto. Vamos a cuidar a los clientes y a nuestro personal.

¿Qué consejos les darías a las personas que cerraron sus negocios?

No decaigan, pueden iniciar con una barra de productos no tan complejos: leche de tigre, tríos marinos. Las barras funcionan muy bien. No pierdan la esperanza de renacer.