Por: Katty Gines

| Esta pandemia hizo que los emprendedores peruanos empiecen desde cero, reinventen sus negocios con ideas creativas para sobrevivir en este camino incierto donde no se sabe qué pasará. Conversamos con el diseñador , quien nos contó que se bajoneó porque sus tres tiendas estaban cerradas y habían deudas que pagar, pero recordó que de peores cosas ha salido victorioso y este momento era una oportunidad para acelerar sus ventas online y comprarse una furgoneta para hacer el primer Fashion Truck (camión de moda) que recorrerá las calles.

Me comentaste que en enero ingresaste a una tienda más grande y que te iba muy bien...

Al inicio estuve preocupado porque tenía las tres tiendas, en Yoy, Asia y en Miraflores, y tenía que pagar. En el segundo mes me organicé en cómo iba a trabajar cuando se levante la cuarentena. Empecé a hacer preventa para entregar después y regalaba una mascarilla. Ahora estamos haciendo el delivery de las prendas por todo Lima. Y dado que la medida se ha prolongado y los alquileres se tienen que pagar, lo mejor es irme a un espacio más pequeño para producir y vender todo online.

¿Cómo nace la idea de crear un ‘Fashion Truck?

Estamos haciendo los repartos con motos y llegamos a Chaclacayo, en Chosica, a todo Lima porque quiero que la gente se sienta feliz cuando reciba sus prendas, y pensé en comprarme un carrito para yo mismo hacer los delivery porque tengo mucho acercamiento con mis clientes. Pensé decorarlo con fotos del Perú. Este será el primer ‘camioncito fashion’.

De esta manera le estás dando vuelta a esta crisis…

Me he reinventado, he tratado de buscar de lo malo algo bueno, si mañana me golpeo la cabeza y me olvido de diseñar, seguro vendería sánguches o empezaría otro emprendimiento, y sé que va a funcionar porque todo lo hago con el corazón. Como pensé que la gente quiere protegerse, estoy haciendo mamelucos con capucha en dos colores, un abrigo de plástico, mascarillas print para adaptarme a lo que la gente necesita ahora.

¿Estas mascarillas son seguras para evitar que los fluidos salgan o ingresen?

Sí, tiene tres capas que son las telas que tengo en stock, luego viene un adhesivo que se plancha en cualquier tela y lo hace antifuido, es de popelina, y luego viene el forro. Hemos hecho la prueba con agua y no pasa.

¿Cuál es tu visión de lo que se viene en el país?

Que vamos a tener que empezar de nuevo, yo por más que vendo no es como antes, hay que tener paciencia, ganas de hacer las cosas y ser muy positivos, dar soluciones en vez de hacernos problemas. Hay que reaccionar rápido y no tener vergüenza, hay que sobrevivir, hacer plata para poder comer.

En Trome nos contaste que llegaste de Ica con el sueño de estudiar, trabajaste en un supermercado y las cosas fueron duras. ¿Lo comparas con la situación de ahora?

Empecé de cero, mis padres no podían pagarme los estudios, he dormido en el suelo, la pasé verde y siempre recuerdo mis inicios, porque somos muchos los provincianos que llegamos aquí para salir adelante. No dejemos de ayudar y dar una mano a quien lo necesite.

RECOMIENDA EMPEZAR VENDER POR INSTAGRAM Y FACEBOOK

¿Qué cosas podemos hacer para que les sirva de guía a los emprendedores que no son conocidos y buscan mejorar su negocio?

Cuando no me conocía nadie, les decía a mis amigos que siguieran mi página, y les ofrecía mis prendas, ellos luego subían por redes sus fotos y eso llamaba la atención de otros compradores.

Hay que insistir muchas veces, porque si el plan A no funciona hay otras letras en el abecedario.

Se puede empezar a vender por Instagram y Facebook, las redes son una buena opción porque son menos gastos fijos.

Si tuvieras que hacerle un pedido al presidente Martín Vizcarra, ¿cuál sería?

Le diría que trate de parar las importaciones de ropa de afuera porque eso nos baja las ventas; que se abran los talleres porque los insumos se están acabando, que los préstamos sean para las pequeñas empresas, solo les están dando si tienes más de 300 mil soles. Se debe estudiar la posibilidad de ayudar a quienes empiezan para que no se encasillen en grandes empresas.