Quiero abrir mi segundo negocio, ¿me conviene?

Trome, abrir un segundo negocio puede convertirse en una gran plataforma para seguir creciendo, pero primero debes preguntarte si es el momento indicado. Compartimos 5 claves para que sepas qué debes analizar antes de decidir abrir un segundo negocio.

Nuevo negocio

Ya tienes tu primer negocio consolidado. ¿Debes abrir otro? Primero, calma. Ahora, veamos.

Ya tienes tu primer negocio consolidado. ¿Debes abrir otro? Primero, calma. Ahora, veamos.

¡Emprende Trome! No consolidas tu primer negocio y ya estás pensando en abrir el segundo. No te preocupes Trome, así son todos los emprendedores con garra como tú. Pero abrir un segundo negocio implica no solo inversión sino tiempo y dedicación que le quitarás a tu primer negocio, por lo que debes decidir si es el momento indicado para tomar esa gran decisión. Cuando todo es éxito los deseos y metas no tienen límite, pero como empresario debes saber que expandir tus operaciones también implican riesgos, y a veces no siempre es la mejor opción. Se requiere de una cuidadosa investigación y de una planificación concienzuda antes de expandir tu negocio.

Cualquier empresario que lleva varios años con su negocio conoce esta sensación: el negocio ha crecido, le va bien, se maneja solo, por lo que ha llegado el momento de crecer con otro negocio, una sucursal o una franquicia. Total, las ventas y las utilidades crecen. Eso, Trome, te tiene inquieto. Pero, antes de que decidas qué hacer, como no queremos que te vaya mal, buscamos a un experto en la materia. Carlos Prado, Trome del Grupo Verona, ha asesorado a varios Tromes en este punto de sus carreras, a quienes les ha dicho en alguna oportunidad que de pronto no es el momento correcto, por más gana que el Trome haya tenido de seguir creciendo.


Para Carlos, son 5 las claves que debes tener en cuenta antes de tomar esta gran decisión:

1. Asegúrate de que tu primer negocio esté manteniendo ingresos de manera constante y que registre en los últimos años. Si tu primera empresa no camina bien no es el momento de pensar en una segunda operación. Dedícate a poner en orden el crecimiento de tu primer emprendimiento antes de pensar en hacer un segundo.

2. Para los que quieren cambiar de rubro: analiza las tendencias del mercado, tanto económicas como las que tienen que ver con el consumidor. ¿Es momento de pensar en un nuevo negocio? ¿Qué sectores están creciendo y cuáles no? Esto te ayudará a darte cuenta si un nuevo negocio tendrá la solidez del primero para mantenerse en funcionamiento sin que signifique un riesgo para tus inversiones.

3. Asegúrate de que posees un equipo administrativo y de trabajadores de lo mejor, que sea capaz de administrar tu primer negocio sin que sea necesaria tu presencia. Si sientes que puedes dejarle las laves de tu negocio a tu equipo probablemente tendrás más tiempo para poner en marcha tu segundo emprendimiento. Si tienes dudas y desconfías de tu equipo será difícil que le dediques tiempo a desarrollar tu nuevo proyecto.

4. Tener un socio que conozca el rubro en el que estará ese nuevo negocio. Como no siempre vas a dominar todos los temas ni saber desempeñarte en todos los sectores, sería bueno que cuentes con un socio de confianza que sí conozca esa nueva actividad. Eso reducirá la curva de aprendizaje y será más fácil invertir en algo que alguien de tu equipo ya conoce y tuvo éxito.

5. Determina cómo vas a obtener el financiamiento. No puedes desvestir un santo para vestir a otro. Utilizar los recursos de tu primer negocio en la aventura de tu segundo proyecto podría poner en riesgo tu futuro como empresario, porque si te va mal todo se irá a la ruina. Cuida y protege tu primer negocio. Si tienes financiamiento para emprender un nuevo proyecto hazlo, pero sin poner en riesgo tu primera operación.

Teniendo todas estas ideas en mente, pregúntate, ¿es momento de lanzarme a abrir mi segundo negocio? Piénsalo bien, no queremos que te gane la emoción y todo termine mal.

Ir a portada