La actual tendencia de digitalización de los negocios y el necesario por la coyuntura han exigido a las empresas a reinventarse y, en muchos casos, esta reinvención ha generado que consideremos mecanismos de entrega por servicio de delivery

Existen diversos mitos que rodean la idea de contar con un y muchos emprendedores todavía se muestran reacios o escépticos a hacerlo:

- Hacer delivery es muy caro: en realidad hoy en día no es tan caro ni complicado como parece, es más, hacemos delivery todo el tiempo y cada vez es más fácil y práctico.

- Hacer delivery es complicado: en realidad todo depende del tipo de producto o servicio que ofrecemos.

- Todos quieren delivery inmediato: en realidad, a excepción de productos perecibles como la comida, los clientes son más pacientes de lo que parecen. No necesariamente exigirán un delivery express, e incluso podemos compensarlo, de ser necesario, con una reducción del costo de este.

- Nadie quiere pagar por el delivery: en realidad la gente está cada vez más acostumbrada y tiene un presupuesto separado destinado para eso.

Para enfrentarnos a dichos mitos hay que saber implementar un sistema de delivery eficiente y funcional y, para lograrlo, existen 7 pasos que se dan en tres momentos distintos:

- ANTES:

1. Defina su servicio de entrega:

- ¿Qué tipo de entrega ofrecerá? (delivery inmediato, programado en las siguientes 24 horas, programado según semana o zona; etc.)

- ¿Qué rango de horarios o días atenderá su delivery?

- ¿Cuáles serán las zonas y rutas de despacho?

- ¿Ha evaluado la relación producto-delivery? (debe haber una proporción razonable entre el precio del producto y del delivery) y

- ¿Cuál será su pedido mínimo para que el delivery le salga gratis al cliente?

2. Escoja su transportista aliado: hoy existen varias alternativas. Aquí le mencionamos tres:

- Personas de confianza, verifique que sean puntuales, responsables, amables, que su vehículo esté en buenas condiciones.

- Una empresa de reparto local.

- Una aplicación como Rappi, Uber o Glovo (asegúrese de tener el celular del repartidor, estar atento y avisarle al cliente para que lo reciba y de tener siempre un plan B).

3. Construya su empaque:

- El empaque cumple diversas funciones fundamentales como la presentación y protección del producto.

- Busque empaques adecuados para la forma y tamaño del producto, que resalten sus cualidades y mantengan la calidad lo mejor posible.

- Incluya detalles que suman a su empaque como un sticker de la marca, instrucciones de uso, tarjeta de presentación; etc.

- DURANTE:

4. Tome el pedido:

- Comience confirmando el pedido.

- Pregunte por la urgencia; es decir, si el cliente necesita entrega inmediata, para el día siguiente o programada durante la semana.

- Acuerde la fecha y rango de horario de entrega.

- Pregunte por la forma (por adelantado, contra entrega) y medio de pago (Yape, transferencia).

5. Despache el pedido:

- Contacte al transportista enviándole las direcciones y referencias de los pedidos e indicándole las formas de pago.

- Entregue el producto al transportista y asegúrese de ver cómo los acomoda en el vehículo; así como, insístale en la bioseguridad.

- Calcule el tiempo de entrega desde que el repartidor recoge el pedido.

- Monitoree al transportista pidiéndole su ubicación en tiempo real.

6. Entregue el producto:

- Cerciórese que se cumpla el protocolo de entrega bio segura.

- Verifique que el producto se haya entregado, ¡No espere a que el cliente reclame por un producto que nunca llegó!

- Pague al transportista buscando usar un medio digital como Yape o transferencia bancaria para evitar sobrecostos.

- DESPUÉS:

7. Realice seguimiento:

- Evalúe a su transportista preguntándole a algunos de sus clientes. Quizá haya alguna oportunidad de mejora o quizá todo esté conforme.

- Pida una calificación del producto a los clientes.

Te puede interesar: