Nunca estamos libres de eventualidades, como un accidente o la pérdida del empleo de alguien en el hogar. Pero si ahorramos un monto este nos podrá ayudar a sortear los gastos ante estas eventualidades.
Nunca estamos libres de eventualidades, como un accidente o la pérdida del empleo de alguien en el hogar. Pero si ahorramos un monto este nos podrá ayudar a sortear los gastos ante estas eventualidades.

| No hay mejor fecha que febrero, el mes del amor, para recordar que para construir una relación sana es necesario tener una buena comunicación y confianza en diversos aspectos, y el económico no es ajeno a ello. La gestión del dinero no tiene por qué ser un tema incómodo o controversial para la pareja. Por eso, el () te comparte 6 consejos para poder llevar unas finanzas saludables en pareja.

El diálogo es la base:

Lo más recomendable es hablar del tema abiertamente, teniendo claros no solo los ingresos y egresos del otro, sino también sus deudas y aspiraciones de gasto. Al fin y al cabo, este tema influirá en los acuerdos familiares.

Elaboren un presupuesto:

Enlisten todos sus ingresos (incluyendo los extras por algún emprendimiento doméstico) y los gastos que deberán realizar en el hogar, como vivienda, alimentación, transporte y servicios. Una vez cubiertas las necesidades básicas, consideren también los gastos variables, como actividades de ocio y vacaciones. Esto les dará un panorama completo de los gastos que deberán realizar y de cuánto dinero disponen de acuerdo con sus ingresos.

Definan el monto a aportar:

Para establecer el monto con el que contribuirá cada uno para los gastos, es fundamental tener en cuenta el nivel de ingresos, por lo que dicha cantidad debe ir acorde a ello. Es mejor que dejen de lado el 50/50 que, a la larga, puede terminar perjudicando al que tienen ingresos menores. Es recomendable que el aporte sea proporcional a los ingresos.

Determinen dónde se manejarán las cuentas:

¿Cuentas bancarias separadas, compartidas o mixtas? Lo ideal es tener cuentas mixtas, es decir, crear una cuenta compartida en la que cada uno aporte el dinero suficiente para pagar todos los gastos comunes acordados y, en paralelo, mantener sus propias cuentas para sus gastos personales.

Junten un fondo de emergencia en común:

Nunca estamos libres de eventualidades, como un accidente o la pérdida del empleo de alguien en el hogar. Pero si ahorramos un monto este nos podrá ayudar a sortear los gastos ante estas eventualidades. Lo recomendable es que junten un fondo de entre 3 y 6 veces la suma de los ingresos como pareja. Este los ayudará a estar más tranquilos ante los gastos si es que alguno no puede aportar durante unos meses.

Ahorren juntos para un plan:

Una vez cubiertos todos los gastos y destinado un monto a su fondo de emergencia, es posible que quede un saldo. ¿Qué hacer con este dinero? Pueden destinarlo al ahorro para un plan en conjunto, como remodelar el hogar, viajar en pareja o comprarse algo para los dos.

La economía en pareja no tiene por qué ser un dolor de cabeza. Ten en cuenta estos consejos y disfruta de unas finanzas saludables. Para cuidar mejor tu dinero, lleva el () de manera gratuita.

Te puede interesar