1 de 5
La primera vez que Don Ramón estuvo en Lima fue en 1980, aunque su visita no fue programada y solo estuvo unas horas en la ciudad. Ya en 1988, meses antes de su muerte, Ramón Valdés volvió a la capital. No requiere mayor discusión afirmar que “El Chavo del Ocho” fue el programa de  televisión más popular en el Perú de los últimos 40 años. Quizá más discutible sea afirmar que uno de los personajes más queridos del programa era Don Ramón, pero  es una opinión bastante subjetiva.
Ramón Valdés, el padre que se encargaba de la díscola Chilindrina y el eterno acreedor de su casero, el señor Barriga. Foto GEC Archivo Histórico

La primera vez que Don Ramón estuvo en Lima fue en 1980, aunque su visita no fue programada y solo estuvo unas horas en la ciudad. Ya en 1988, meses antes de su muerte, Ramón Valdés volvió a la capital. No requiere mayor discusión afirmar que “El Chavo del Ocho” fue el programa de televisión más popular en el Perú de los últimos 40 años. Quizá más discutible sea afirmar que uno de los personajes más queridos del programa era Don Ramón, pero es una opinión bastante subjetiva.

2 de 5
El personaje de Ramón Valdés era el alma de la Vecindad del Chavo, así que fue una lástima cuando abandonó el programa en 1979 (junto con Kiko). Ramón Esteban Gómez Valdés y Castillo o ‘Don Ramón’, también era conocido como ‘Monchito’ o ‘Ron Damon’, como lo llamaba el chavo – interpretado por Chespirito -, trabajó junto a Roberto Gómez Bolaños hasta fines de la década de 1970, cuando decidió salir del elenco para buscar otros aires al lado de Carlos Villagrán, el popular Quico.
Ramón Valdés, se convirtió en uno de los personajes más queridos de “El Chavo del ocho” desde que apareció en la televisión convertido en Don Ramón. Foto GEC Archivo Histórico

El personaje de Ramón Valdés era el alma de la Vecindad del Chavo, así que fue una lástima cuando abandonó el programa en 1979 (junto con Kiko). Ramón Esteban Gómez Valdés y Castillo o ‘Don Ramón’, también era conocido como ‘Monchito’ o ‘Ron Damon’, como lo llamaba el chavo – interpretado por Chespirito -, trabajó junto a Roberto Gómez Bolaños hasta fines de la década de 1970, cuando decidió salir del elenco para buscar otros aires al lado de Carlos Villagrán, el popular Quico.

3 de 5
Tras un retorno efímero a la vecindad en 1981, Don Ramón siguió trabajando por su cuenta y gracias a la fama de su personaje recorrió varios países de América Latina presentando su espectáculo circense.  Quizá los nuevos fanáticos de Don Ramón no sepan que el actor desafío a la enfermedad que lo aquejaba y llegó a nuestro país un 18 de mayo 1988 para para presentarse con su circo y grabar un comercial para una conocida  marca de turrones. Irónicamente fue Perú el último país que visitó Don Ramón antes de hacerse eterno.
Ramón Valdés, siempre jovial, siempre dispuesto a atender a los medios de prensa; todo un personaje. Foto GEC Archivo Histórico

Tras un retorno efímero a la vecindad en 1981, Don Ramón siguió trabajando por su cuenta y gracias a la fama de su personaje recorrió varios países de América Latina presentando su espectáculo circense. Quizá los nuevos fanáticos de Don Ramón no sepan que el actor desafío a la enfermedad que lo aquejaba y llegó a nuestro país un 18 de mayo 1988 para para presentarse con su circo y grabar un comercial para una conocida marca de turrones. Irónicamente fue Perú el último país que visitó Don Ramón antes de hacerse eterno.

4 de 5
A su llegada el popular actor cómico hizo un llamado a la juventud a dejar el hábito de fumar, al mismo tiempo que iniciaba una campaña para ayudar a salvar a la juventud de las drogas, tal como lo hacía en México y otros países que visitaba. En aquella oportunidad el actor llegó cojeando, víctima de un accidente al resbalar en el aeropuerto de Bogotá, luego de firmarle un autógrafo a una fanática. También recalcó que se daría tiempo para poder visitar ciudades que no pudo conocer en su visita anterior. El astro de la televisión azteca no escatimó sonrisas, ni saludos a la gente que pugnaba por acercarse a el, por el contrario les daba a todos el crédito de su fama.
El astro de la televisión azteca no escatimó sonrisas, ni saludos a la gente que pugnaba por acercarse a el. Foto GEC Archivo Histórico

A su llegada el popular actor cómico hizo un llamado a la juventud a dejar el hábito de fumar, al mismo tiempo que iniciaba una campaña para ayudar a salvar a la juventud de las drogas, tal como lo hacía en México y otros países que visitaba. En aquella oportunidad el actor llegó cojeando, víctima de un accidente al resbalar en el aeropuerto de Bogotá, luego de firmarle un autógrafo a una fanática. También recalcó que se daría tiempo para poder visitar ciudades que no pudo conocer en su visita anterior. El astro de la televisión azteca no escatimó sonrisas, ni saludos a la gente que pugnaba por acercarse a el, por el contrario les daba a todos el crédito de su fama.

5 de 5
Ramón Valdés falleció el 9 de agosto de 1988 debido a un cáncer de estómago que se le detectó a inicios de los años 80. El hombre que se entendía con los chicos, el que hacía reír a los grandes. El padre presente de diez hijos, hermano de los artistas Tin Tán, El Loco Valdés, el Ratón y muchos más. El hombre de los ojos saltones y de las caras expresivas. El músico apasionado de la guitarra criolla. El que partió de gira con su circo. Al que no le faltó el humor. El que recolectó decenas de grupos de Facebook para que lo ayudaran a pagar la renta. Un eterno niño. Un personaje que trasciende generaciones hasta en nuestros días.
El último país fue Perú pero tuvo que regresar a México debido a su delicado estado de salud y fue internado. Foto GEC Archivo Histórico

Ramón Valdés falleció el 9 de agosto de 1988 debido a un cáncer de estómago que se le detectó a inicios de los años 80. El hombre que se entendía con los chicos, el que hacía reír a los grandes. El padre presente de diez hijos, hermano de los artistas Tin Tán, El Loco Valdés, el Ratón y muchos más. El hombre de los ojos saltones y de las caras expresivas. El músico apasionado de la guitarra criolla. El que partió de gira con su circo. Al que no le faltó el humor. El que recolectó decenas de grupos de Facebook para que lo ayudaran a pagar la renta. Un eterno niño. Un personaje que trasciende generaciones hasta en nuestros días.