Adrián Uribe rompe su silencio y cuenta su duro camino para llegar a la fama que hoy tiene y le permite darse sus vacaciones deseadas. (Foto: Instagram/@adrianuribe)
Adrián Uribe rompe su silencio y cuenta su duro camino para llegar a la fama que hoy tiene y le permite darse sus vacaciones deseadas. (Foto: Instagram/@adrianuribe)

, uno de los reconocidos y queridos comediantes y conductores del espectáculo mexicano, contó que no todo en su vida ha sido risas y felicidad. En entrevista con Yordi Rosado para su canal de YouTube, reveló que, en su adolescencia, cuando trabajó como payaso de fiestas, fue objetos de burlas y maltrato.

MÁS INFORMACIÓN: La razón por la que Andrés García se fue de “Otro rollo” y sorprendió a Adal Ramones y Yordi Rosado

El comediante habló sobre las dificultades que paso durante su infancia, donde solo vivían con sus padres, su abuela y cuatro hermanos en dos habitaciones. Cuenta, además, que a los 16 años empezó con sus shows de payaso en el restaurante Caballo Bayo, donde cobraba 160 pesos por una hora y media y que su meta era ser actor.

Uribe relató que cuando asistió a una fiesta infantil algunos niños lo golpearon, aunque también realizó algunos otros shows en los que se vestía de mujer y, precisamente, en uno de ellos, un hombre homofóbico lo golpeó. En otra ocasión un militar retirado le habría apuntado con un arma pues asistió vestido como policía y éste lo tomó como una burla.

Al final del programa Rosado realiza una dinámica con Adrián Uribe, en ésta el comediante usa una “máquina del tiempo” usando una nariz de payaso para regresar al momento antes de que alcanzara el éxito y mientras trabajaba como el payaso “Chistín”.

“Quiero que me vaya muy bien, quiero ser actor, que la gente me vea, triunfar, tener un show, que me reconozca, que me pidan autógrafos. Pero, sobre todo, ayudar a mi mamá y comprarle su casa”, dijo el ahora actor, en medio de las lágrimas.

En una parte de la entrevista, cuenta que había gente que se burlaba de él y le decía que nunca llegaría a ser famoso trabajando como payaso: “A toda esa gente que se ha burlado de mí, que me ha dicho que no voy a pasar de payasito de fiestas o que se burlaba de mi cuando mi abuelita iba a trabajar en las casas a hacer el aseo o cuando nos preguntaban que dónde nos habíamos ido de vacaciones, si había ido a Disney (sabiendo que no tenía dinero)”.

El “adolescente” Adrián, finalmente, dijo que deseaba trascender “como un hombre que, a pesar de ser humano con defectos, todos los días hizo lo posible por ser mejor ser humano, para ser mejor papá, ser mejor hijo, hermano, ser mejor artista”. Después del viaje al pasado, el artista dijo que ahora valora más lo logrado y la entrevista se cerró con un emotivo abrazo.