Fiorella Rodríguez: "Las personas delgadas también sufrimos bullying. A veces, me gritan: '¡Habla, Morticia!'"

Fiorella Rodríguez sostuvo que le resbala cuando le gritan ‘Morticia’ por la calle. 

Fiorella Rodrígue
Fiorella Rodríguez y Sandro Ventura
Fiorella Rodríguez y Sandro Ventura
Fiorella Rodríguez y Sandro Ventura
Fiorella Rodríguez y Sandro Ventura

Más sobre:

Fiorella Rodríguez

Fiorella Rodríguez  aseguró que se está reinventando y confesó que necesitaba hacer una ‘pausa’ en su relación, de 15 años, con Sandro Ventura, ‘para avanzar en algunas cosas que quiero hacer’.

“Sandro ha sido y será mi mejor amigo siempre. Es una persona muy especial en mi vida, como yo también lo he sido en la suya... pienso, así como dice la canción: hay que hacer lo que diga el corazón, y pues, en ese momento sentí que debía hacer una pausa porque tenía que ordenar, conectar con algunas cosas que de repente había dejado de lado, sentí que debía avanzar sola...es el momento en el cual deseo estar”, dijo Fiorella Rodríguez.

¿Tienes varios proyectos?
No, solo estoy en Gisela, mañana (hoy) regreso a Radio Capital, estaré en el programa de Laura Borlini los lunes y jueves, acompañándola en la conducción, y estoy muy contenta por ello. También tengo un proyecto que estoy desarrollando con Alfredo Benavides, vamos a mostrar cómo es la vida cotidiana de una pareja, pero con humor. Además, continúo con mis relaciones públicas, así que si me quieren seguir, mi Instagram es @fiore_rs.

¿Cómo toman la competencia de ‘Los cuatro finalistas: baile’, donde dicen que los verdaderos protagonistas son los bailarines?
Me parece bien que haya más espacios para el talento, porque podemos competir con tal o cual programa, pero el móvil es el baile y el canto. El que gana es el público.

¿En algún momento sentiste incomodidad cuando se refirieron a tu peso como pasó con Mirella Paz?
Las personas delgadas también sufrimos bullying. A veces, me gritan: ‘¡Habla, Morticia!’; ‘¡Una papa más al caldo!’ y yo respondo ‘con camote’... lo que pasa es que tengo correa y me río. Todo pasa por la autoestima y seguridad. No como mantequilla, pero me embarro en ella. Soy una flaca sana y me
gusto mucho.

Ir a portada