Giselle Collao, actriz y conductora peruana. Su fama inicial se la debe a la serie 'Mil Oficios'. Hoy está en 'La banda del Chino'.
Giselle Collao, actriz y conductora peruana. Su fama inicial se la debe a la serie 'Mil Oficios'. Hoy está en 'La banda del Chino'.

saltó a la fama con (Panamericana Televisión), una de las series más exitosas en la televisión peruana. Además, es sinónimo de talento y resiliencia. No solo para la actuación, sino para transmitir alegría y captar rápido al público cuando da un mensaje. En la actualidad, cada noche nos entretiene en el exitoso programa ‘’ (América Televisión) como coconductora. TROME la abordó para que nos cuente pasajes pocos conocidos de su vida. Una entrevista imperdible.

MIRA ACÁ | La Voz Kids: Daniela Darcourt, Eva Ayllón, Christian Yaipén y Joey Montana serían los entrenadores

¿Cómo fue dejarlo todo por amor e irse a Europa a ‘hacer patria? ¿Qué está aprendiendo en su rol de coconductora de ‘’? ¿Ser madre le cambió la vida? ¿De qué manera? ¿Qué aprendizaje le dejó ‘Mil Oficios’? Las respuestas a estas y otras preguntas, en esta entrevista a Giselle Collao. La idea: conocer mejor su lado humano. Comencemos.

Felicidades por verte nuevamente en la TV con la “Banda del Chino”, ¿cómo tomaste esa oportunidad?

Muy agradecida con eso porque ha tenido que ver con las votaciones, el público. Lo agradezco mucho, ya que las chicas que participaban eran fuertes y estaban más vigente en pantalla, cosa que no me estaba sucediendo a mí claramente (se ríe).

GISELLE COLLAO Y ‘LA BANDA DEL CHINO’

¿Cuál fue ese enganche para convencer al público que merecías quedarte en la “Banda del Chino”?

La verdad que no fui con nada preparado y dije “voy a disfrutar esta oportunidad”, ¿no? Porque fue una semana la que pudimos cada una estar. Entonces, dije que tenía que estar atenta y hacer las intervenciones más oportunas. Felizmente a mí, el tema de la radio me dio experiencia a ese nivel de conducción. No frente a la cámara, pero por el lado de actriz podría cubrir el tema de la cámara un poco. Al momento que me llamaron, creo que había tres finalistas y cuando me llaman, no sabía que yo estaba participando, lo supe como martes o miércoles. Al final, cuando algo es para alguien no importa cuándo hagas o dejes de hacer, te va a tocar. Solo me dediqué a disfrutarlo y aprovechar esta oportunidad tan linda de conectar con la gente y, además, estar en un programa que yo siempre admiré mucho, con Aldo Miyashiro a la cabeza, un tipo tan generoso y solidario.

Entonces, ¿la experiencia de hacer radio Urbe te ayudó?

Exacto, me dio rapidez mental por así decirlo. En Urbe, teníamos varios años haciendo madrugada. Era un programa de mucha fluidez verbal y no había una pauta marcada. Te daban como un esquema y era lo que salga de tu mente. Era un programa de dos horas y solo tenía dos cortes. No solo era hablar por hablar, sino se tenía que dar información. En prueba- error vas aprendiendo a no meter la pata por lo menos no continuamente.

Hiciste un reportaje social, ¿qué tal esa experiencia?

Tuve la suerte de ir a un comedor en Puente Piedra, muy hermoso. Técnicamente estamos ahí como coconductores, nosotros no hacemos reportajes, pero yo he podido, en lo que pueda participar que cuenten conmigo en la parte solidaria, que es lo que más admiro del programa.

¿Consideras que la ayuda solidaria es la clave para éxito del programa?

Han pasado infinidad de intentos de programas de competencia y se han quedado ellos. Se lo merece por toda la ayuda que gestionan. Yo llegué y me siento como el bachiller de comunicaciones, quiero aprender todo y lo que quieran enseñarme, yo feliz de aprender.

Trome habló con Giselle Collao, recordada por su rol como Lucía en “Mil Oficio” y quien ahora se encuentra en “La Banda del Chino”. Ella hizo un repaso a su carrera y sus expectativas.
Trome habló con Giselle Collao, recordada por su rol como Lucía en “Mil Oficio” y quien ahora se encuentra en “La Banda del Chino”. Ella hizo un repaso a su carrera y sus expectativas.

¿Qué expectativas tienes con tu participación en la “Banda del Chino”?

Yo he aprendido, supongo que como muchos con la pandemia, a no tener ambición, en el buen sentido de la palabra, sino a estar en el presente. Lo que tenemos ahora mismo es mi recurso y quiero aprovecharlo al máximo, pero no puedo adelantarme más allá que mi día a día. Cada día le sacamos provecho, aprender, averiguar cosas y más allá me gustaría explorar esas nuevas áreas como acompañar cuando hacen las notas: ¿cómo editan?, ¿cómo pautear? Soy muy chancona y quiero saberlo todo. Estoy completamente agradecida con el tema de la coconducción, me encanta compartir el rol con Andrea, es súper linda, extrovertida y la admiro mucho porque es emprendedora. Yo estoy al servicio del equipo, en lo que me puedan necesitar.

Giselle Collao al recordar su papel de Lucía: “Ese personaje fue un regalo de la vida”
Giselle Collao al recordar su papel de Lucía: “Ese personaje fue un regalo de la vida”

GISELLE COLLAO, ACTRIZ

¿En tus planes está volver actuar?

Me encantaría, pero a mí me hace un poco de gracia, entre comillas, cuando me preguntan quÉ planes tengo. Planes también tengo sacarme la Tinka, pero eso no depende de mí ¿no? Depende de que me convoquen porque yo no tengo una productora, yo no hago la gestión. Yo estoy disfrutando el presente y estoy muy agradecida. Pero todo proyecto de actuación, sea de estudiante, televisión, grande o pequeño, cualquier proyecto de actuación que se presente, yo estaré muy feliz y agradecida. A lo larga de mi vida, a veces con más o con menos, he tenido la suerte de hacer lo que me apasiona. Eso para mí es un regalo, que para mí me genera un agradecimiento para mi hija, mi público y las personas que me convocan, ya que de alguna forma creen en tu talento.

No sé si sabías, qué hasta hace poco se transmitía 1000 oficios en canal 5, ¿lo viste?

Yo no lo llegue a verlo porque, la verdad, tengo un televisor que no tiene un cable enchufado y le pongo Netflix. Pero desde mi celular, eventualmente, alguna vez, yo me enteraba la hora que empezaba la serie, porque mis seguidores me mandan fotos de lo que estás haciendo o me preguntaban “¿te acuerdas de esta escena?”. ¡Qué lindos! Para mí ese personaje fue un regalo de la vida, de que la gente tenga una idea clara y me pasaban algunas cosas graciosas con el personaje de Lucía.

¿Qué cosas graciosas te pasaba con el personaje de “Lucía”?

En los castings de publicidad, a veces me llamaban y decían: “Pero es la chica de 1000 oficios” y querían una chica y no a una persona identificada a algo y ya no me elegían. Sin embargo, hay mucho cariño por lo que significo no solamente para mí, sino para muchos. Justo me fui en el momento clave al extranjero a vivir mi vida, pero a pesar de eso, la gente lo sigue teniendo en mente.

Y es que 1000 oficios fue un éxito...

Además, es enternecedor prácticamente. Yo veo y digo: ¿Cuánto tiempo pasó? ¿Cuánto hemos avanzado en nuestro oficio para hacer personajes más creíbles o veraces?

¿En tu personalidad tienes algo de Lucia o solo fue un personaje?

Excepto en los momentos en la que ella era malcriada con Lalo, creo que tengo casi todo. Es decir, la determinación, las cosas claras, de eso bastante. Lo llorona también lo tengo. He tenido personajes en cortos independientes con ese nombre también de Lucía y ha sido como revelación.

GISELLE COLLAO Y ‘MIL OFICIOS’

¿Fue difícil irte del país en pleno éxito con “Mil Oficios”?

Me llevó que me casé, que conocí a un chico y me enamoré a los 20 o 21 años. Fue un amor flash, modo adolescente. A los 19 lo conocí, empezamos a salir cuatro meses y ya sabía que él se iba, se fue y empecé Mil Oficios. Me gasté todo mi sueldo en llamarlo de locutorio, ya que en el Amauta había un teléfono público y yo llevaba mi tarjeta 147 para llamar. De ahí terminamos y volvimos, todo a distancia y me casé para irme a España. Nos fuimos y llegué a Málaga, entonces, no había nada cerca, ya que todo era Madrid o Barcelona. Ante eso, comencé a trabajar de todo en heladería, panadería, call center, tienda tipo “Maestro” y armaba muebles y al final fui asistenta de tienda. Abrí una tienda en Sevilla y fue una experiencia muy linda. Esto se convirtió en una caja de herramientas para poder actuar porque son experiencias de vida y ,cuando actúe, mi memoria lo relacione. No me arrepiento de nada, ya que cada cosa te lleva a donde estás ahora.

Empezaste de cero, qué valiente.

Pasé por todos los departamentos. Entre en el área que te llaman para contratar, luego, pasé por atención al cliente. No sé si recibí más insultos en el departamento técnico o área de bajas. Allá, los partidos, al igual que acá en los clásicos despiertan pasiones. Entonces, el Barcelona -Madrid, no lo ves así nomás y tienes que comprar el partido con anticipación para verlo en la parrilla. A veces me tocaba llamada a la hora del partido y que si no había comprado con anticipación o no le habían hecho bien la gestión, ya no había manera de comprarlo. Y revisaba su ficha y no había comprado el paquete o no le habían hecho bien la gestión. Te insultaban porque esperaban ver el partido en su casa porque lo solicitó y le habían hecho mal la gestión. Eran insultos bravos.

¿Y ningún cliente de dicho servicio te reconoció?

No, para nada. Tú sabes que en Málaga no encontré a ningún peruano. Yo allá era una desconocida. Recuerdo que un día, yo estaba atendiendo en una tienda en caja y llegaron de una producción que estaban grabando una película a comprar las cosas. Mi jefe decía: “Ella es actriz, es peruana” (risas) Cero bola, claramente.

GISELLE COLLAO, 2021

Pero todo eso te sirvió para poder mejorar personajes.

Totalmente, como el ser mamá, me hizo entender qué mal lo hacía cuando no era mamá en papel de mamá. Y es que son vivencias cuando has tenido el rol o experiencia te cambia la visión.

¿Y Abril, tu hija qué dice de qué tenga una mamá actriz reconocida?

“Me gusta mucho” (dice su hija abril). Me ha visto en algunas cosas, pero para mí fue emocionante tanto “Once Machos 2″ como “Papá por tres” y poder ver la película con ella en cine ha sido muy emocionante. Ella es compresiva, me ha permitido a ensayar, grabar, etc. Ella tiene mucha vena artística también.

¿Heredó tu talento?

Por lo menos tiene condiciones relacionadas con el arte. Luego, ella verá qué rama le gusta más. Aunque también quiere ser veterinaria. En pandemia la metí en talleres de teatro y en verano antes de pandemia también clases de teatro principal. Está aprendiendo a montar skate y es una niña muy expresiva y comunicativa.

¿Cómo fue la pandemia para ti?

El último año, antes de pandemia, no tuve mucha chamba tampoco. Por acá grababa algo, pero con mi hija en el cole, felizmente no me faltaba para mis gastos básicos. Entonces, no fue un golpe duro porque no estaba totalmente activa. Pero sí fue de un poco a cero. Yo tuve que cambiar dos veces del colegio a mi hija. Pero no nos ha faltado comida y un techo donde vivir. De pronto en julio o agosto del año pasado, me salió una chamba, que conservo hasta la fecha. Es algo que grabo una vez, ya que son los cursos del Campus Romero y soy facilitadora. Entonces, grabo una cantidad de cursos y luego, dos o tres meses después, grabo otra cantidad de cursos Y con eso, gracias a Dios, valoro todo mucho más. Ahora, llegó esto y digo: “Gracias, Dios mío”, me siento muy agradecida.

TE VA A INTERESAR