1 de 7
En 1986, el ‘Cantante de los Cantantes’ pisó tierras peruanas para hacer su aparición en el Gran Estelar  de la Feria del Hogar,  acompañado de músicos del artista musical Ángel Canales. El músico se quedó seis días en nuestro país, y en cada uno de ellos entregó lo mejor de su repertorio para los asistentes a cada concierto.
Un joven soñador inspirado por la música del Jíbaro, todo lo que logró a su corta edad de vida, fue algo que marcó y significó mucho en el folclore la música hispana. Agosto de 1986. Foto GEC Archivo Histórico

En 1986, el ‘Cantante de los Cantantes’ pisó tierras peruanas para hacer su aparición en el Gran Estelar de la Feria del Hogar, acompañado de músicos del artista musical Ángel Canales. El músico se quedó seis días en nuestro país, y en cada uno de ellos entregó lo mejor de su repertorio para los asistentes a cada concierto.

2 de 7
Fue un 5 de agosto de 1986 que el cantante puertorriqueño, se presentaba por primera vez en el Perú. Héctor Lavoe, quien en ese entonces tenía 39 años, cantó su gran repertorio de salsas como ‘La Fama’, ‘Juanito Alimaña’, ‘Mi Gente’, ‘La Murga’, ‘Aléjate’, ‘Periódico de ayer’, entre otras canciones. Deleitaría con estos temas durante cinco días más, hasta el 10 de agosto. Sus composiciones tenían historia y llegaban al corazón de sus seguidores, especialmente de los chalacos, que pasaron una hora escuchando y coreando las letras de su ídolo musical.
Conferencia de prensa del gran Héctor Lavoe, acompañado del doctor Luis Delgado Aparicio. Agosto de 1986. Foto GEC Archivo Histórico

Fue un 5 de agosto de 1986 que el cantante puertorriqueño, se presentaba por primera vez en el Perú. Héctor Lavoe, quien en ese entonces tenía 39 años, cantó su gran repertorio de salsas como ‘La Fama’, ‘Juanito Alimaña’, ‘Mi Gente’, ‘La Murga’, ‘Aléjate’, ‘Periódico de ayer’, entre otras canciones. Deleitaría con estos temas durante cinco días más, hasta el 10 de agosto. Sus composiciones tenían historia y llegaban al corazón de sus seguidores, especialmente de los chalacos, que pasaron una hora escuchando y coreando las letras de su ídolo musical.

3 de 7
En lo que sería la primera de seis noches inolvidables de espectáculo con el “Jibarito de Ponce”, se cuentan entre los más numerosos que ofreció un artista en este país. Llevándose en cada presentación los aplausos innumerables del público asistente. Luis Delgado Aparicio ‘Saravá’, fue el encargado de presentar al “Rey de la Puntualidad” en el escenario de La Feria del Hogar luciendo su indistinguible polera turquesa, pantalón blanco y lentes oscuros.
Hector Juan Perez Martinez, dotado de una voz, versatilidad y sentimiento extraordinarios, lidero desde fines de los 60s el establecimiento del genero Salsa como el mas popular del mundo. Foto GEC Archivo Histórico

En lo que sería la primera de seis noches inolvidables de espectáculo con el “Jibarito de Ponce”, se cuentan entre los más numerosos que ofreció un artista en este país. Llevándose en cada presentación los aplausos innumerables del público asistente. Luis Delgado Aparicio ‘Saravá’, fue el encargado de presentar al “Rey de la Puntualidad” en el escenario de La Feria del Hogar luciendo su indistinguible polera turquesa, pantalón blanco y lentes oscuros.

4 de 7
Durante todos estos días, los peruanos pudieron disfrutar y bailar de la buena salsa que les ofrecía ‘El Cantante de los Cantantes’ y sobre todo los chalacos se sintieron orgullosos que se presente el salsero. Ese germinar que dejó Hector Lavoe en aquellas noches, fue suficiente para que la comunidad salsera de Perú asumiera la salsa como un modo de vida. Hoy, sus temas, sus letras y su mensaje, se siguen escuchando. Su estatua, sus tributos, sus camisetas y todas las expresiones siguen viviendo en los barrios del Callao.
Hector Lavoe sigue vivo pues su legado trascendió su presencia física, como el mismo dijera "No le digo adiós, le digo hasta siempre". Agosto de 1986. Foto GEC Archivo Histórico

Durante todos estos días, los peruanos pudieron disfrutar y bailar de la buena salsa que les ofrecía ‘El Cantante de los Cantantes’ y sobre todo los chalacos se sintieron orgullosos que se presente el salsero. Ese germinar que dejó Hector Lavoe en aquellas noches, fue suficiente para que la comunidad salsera de Perú asumiera la salsa como un modo de vida. Hoy, sus temas, sus letras y su mensaje, se siguen escuchando. Su estatua, sus tributos, sus camisetas y todas las expresiones siguen viviendo en los barrios del Callao.

5 de 7
Casi treinta años después de que el salsero puertorriqueño Héctor Lavoe (1946-1993) se ganara el cariño de los peruanos con seis memorables conciertos, la simpatía por el "Jibarito" se tornó en devoción en el Callao, la ciudad portuaria de Lima, en cuyas humildes calles se le venera como si fuera un santo.
Siempre sera recordado en nuestra memoria y en nuestros corazones, como ‘el Cantante de los Cantantes’. Agosto de 1986. Foto GEC Archivo Histórico

Casi treinta años después de que el salsero puertorriqueño Héctor Lavoe (1946-1993) se ganara el cariño de los peruanos con seis memorables conciertos, la simpatía por el "Jibarito" se tornó en devoción en el Callao, la ciudad portuaria de Lima, en cuyas humildes calles se le venera como si fuera un santo.

6 de 7
Cuando en 1993 el Héctor pierde la vida en Nueva York, aquí en los barrios de Lima y el Callao, la tristeza embargó a toda la comunidad salsera e incluso a quienes no se consideran parte de ella. Varias radios en simultáneo, empezaron a tocar todo su repertorio. Y muchos recordarán que en la plaza El Obelisco del Callao, la gente con acetatos en la mano y con botellas de cervezas despidió a su manera al hijo predilecto de Ponce, Puerto Rico.
El día que el público gozó y disfrutó del maravilloso Héctor Lavoe en la Feria del Hogar. Agosto de 1986. Foto GEC Archivo Histórico

Cuando en 1993 el Héctor pierde la vida en Nueva York, aquí en los barrios de Lima y el Callao, la tristeza embargó a toda la comunidad salsera e incluso a quienes no se consideran parte de ella. Varias radios en simultáneo, empezaron a tocar todo su repertorio. Y muchos recordarán que en la plaza El Obelisco del Callao, la gente con acetatos en la mano y con botellas de cervezas despidió a su manera al hijo predilecto de Ponce, Puerto Rico.

7 de 7
‘El cantante de los cantantes', murió un 29 de junio de 1993 en Nueva York, víctima de sus propios demonios y de una fuerte adicción a las drogas que cegó su luz de un infarto. El artista enfrentó muchas situaciones que, de alguna u otra manera, para bien o para mal, se vieron reflejadas en sus canciones. Una de las razones por las que la música de Lavoe caló tan fuerte en Perú es las letras de sus canciones ya que, fueron hechas para que llegaran directamente al alma popular de los barrios.
Un artista, una vida fugaz, faltó mucho por hacer Héctor..sin embargo eres leyenda! Legado imborrable y único. Agosto de 1986. Foto GEC Archivo Histórico

‘El cantante de los cantantes', murió un 29 de junio de 1993 en Nueva York, víctima de sus propios demonios y de una fuerte adicción a las drogas que cegó su luz de un infarto. El artista enfrentó muchas situaciones que, de alguna u otra manera, para bien o para mal, se vieron reflejadas en sus canciones. Una de las razones por las que la música de Lavoe caló tan fuerte en Perú es las letras de sus canciones ya que, fueron hechas para que llegaran directamente al alma popular de los barrios.