1 de 6
Tras su debut, un 14 de febrero de 1981, en el coliseo regional de Huancayo, los Shapis encaminarían una carrera exitosa, que hasta el día de hoy a pesar de de los problemas sanitarios por el Covid 19, pueden hacer disfrutar a sus fanáticos. Los Shapis, palabra quechua, que significa: hombre valiente, guerrero, elegantemente vestido, su palabra es ley; y que además es una danza guerrera tradicional de la provincia de Chupaca, (Junín) durante la Fiesta de las Cruces.
La dupla de oro del grupo Los Shapis, ‘Chapulín en Dulce’ y Jaime Moreyra. Foto GEC Archivo Histórico

Tras su debut, un 14 de febrero de 1981, en el coliseo regional de Huancayo, los Shapis encaminarían una carrera exitosa, que hasta el día de hoy a pesar de de los problemas sanitarios por el Covid 19, pueden hacer disfrutar a sus fanáticos. Los Shapis, palabra quechua, que significa: hombre valiente, guerrero, elegantemente vestido, su palabra es ley; y que además es una danza guerrera tradicional de la provincia de Chupaca, (Junín) durante la Fiesta de las Cruces.

2 de 6
Los Shapis, ofrecen un  sonido mestizo, que tiene tanto de los Andes como de la cumbia afrocaribeña. Con más de 20 álbumes editados en Perú, Chile y Argentina, y giras por Europa y casi todo América, la sociedad musical de Julio Simeón Salguerán "Chapulín el Dulce" y Jaime Moreyra sigue sólida, pese a las tentaciones que hubo en el camino para separarlos. El encuentro de estos dos músicos se origina de una manera casual, pues ambos estaban en un etapa difícil de sus carreras; ya que  a pesar de ser músicos, no tenían una agrupación y se dedicaban a trabajar en otros rubros, distintos a la labor artística.
Los Shapis en sus inicios, vemos a un Julio Simeón en plena juventud. Foto GEC Archivo Histórico

Los Shapis, ofrecen un sonido mestizo, que tiene tanto de los Andes como de la cumbia afrocaribeña. Con más de 20 álbumes editados en Perú, Chile y Argentina, y giras por Europa y casi todo América, la sociedad musical de Julio Simeón Salguerán "Chapulín el Dulce" y Jaime Moreyra sigue sólida, pese a las tentaciones que hubo en el camino para separarlos. El encuentro de estos dos músicos se origina de una manera casual, pues ambos estaban en un etapa difícil de sus carreras; ya que a pesar de ser músicos, no tenían una agrupación y se dedicaban a trabajar en otros rubros, distintos a la labor artística.

3 de 6
Luego de ese encuentro fortuito, decidieron ‘hacer algo juntos’ y se volvieron inseparables hasta el día de hoy, ambos han recorrido no solo cada rincón del país, sino que han visitado innumerables países alrededor del mundo. Así como los demás grupos de cumbia, Los Shapis habían empezado con chalecos, camisas con bobos, pantalón palazzo y ceñidos. Pero luego cambiarían de ese inicial look a los polos de manga corta, estampados sobre el pecho rojo, azul y naranja. Luego Los Shapis diseñarían su propia vestimenta, con mangas a tres cuartos y un degradé de colores sobre el pecho. Subían en líneas paralelas del blanco, amarillo, naranja, rojo al azul. Tanto los hombros como las mangas eran azules. El pantalón y los mocasines eran totalmente blancos. De esa manera colorida, marcarían la distancia de otros grupos musicales.
Jaime Moreyra, la primera guitarra de Los Shapis. Foto GEC Archivo Histórico

Luego de ese encuentro fortuito, decidieron ‘hacer algo juntos’ y se volvieron inseparables hasta el día de hoy, ambos han recorrido no solo cada rincón del país, sino que han visitado innumerables países alrededor del mundo. Así como los demás grupos de cumbia, Los Shapis habían empezado con chalecos, camisas con bobos, pantalón palazzo y ceñidos. Pero luego cambiarían de ese inicial look a los polos de manga corta, estampados sobre el pecho rojo, azul y naranja. Luego Los Shapis diseñarían su propia vestimenta, con mangas a tres cuartos y un degradé de colores sobre el pecho. Subían en líneas paralelas del blanco, amarillo, naranja, rojo al azul. Tanto los hombros como las mangas eran azules. El pantalón y los mocasines eran totalmente blancos. De esa manera colorida, marcarían la distancia de otros grupos musicales.

4 de 6
Los Shapis se presentaban en cuanto escenario eran solicitados, sobre todo en la sierra central del Perú; pero la ola migratoria que llegó por esa época de crisis a Lima no solo trajo sus ganas de superarse, sino la música de Los Shapis. Para 1983, después de haber pasado por todos los escenarios, de mediana convocatoria, el grupo conformado por Moreyra y Chapulín ya se presentaba en la capital con gran capacidad de convocatoria. El punto de inflexión fue, sin duda, la presentación en el estadio de Alianza Lima, donde Los Shapis abarrotaron el recinto con ese nuevo género llamado chicha, y donde realizaron un mano a mano con Aníbal López y la única.
Los Shapis como invitados especiales en el programa de Jeanet Barboza. Foto GEC Archivo Histórico

Los Shapis se presentaban en cuanto escenario eran solicitados, sobre todo en la sierra central del Perú; pero la ola migratoria que llegó por esa época de crisis a Lima no solo trajo sus ganas de superarse, sino la música de Los Shapis. Para 1983, después de haber pasado por todos los escenarios, de mediana convocatoria, el grupo conformado por Moreyra y Chapulín ya se presentaba en la capital con gran capacidad de convocatoria. El punto de inflexión fue, sin duda, la presentación en el estadio de Alianza Lima, donde Los Shapis abarrotaron el recinto con ese nuevo género llamado chicha, y donde realizaron un mano a mano con Aníbal López y la única.

5 de 6
Entre sus éxitos musicales figuran Chofercito, Borrachito Borrachón, La novia, Mal Migo, Esperanza de Amor y su versión de El Aguajal, entre otros. La fama les permitió también tener su programa televisivo Chicha clip y tal era el furor que cosechaban Los Shapis, que una productora cinematográfica les propone filmar una película y es así como nace el filme ‘Los Shapis en el mundo de los pobres’, película que fue un boom comercial en las principales salas de todo el país y con la participación de conocidas figuras de la televisión de esos años.
Los Shapis haciendo disfrutar a sus seguidores. Foto GEC Archivo Histórico

Entre sus éxitos musicales figuran Chofercito, Borrachito Borrachón, La novia, Mal Migo, Esperanza de Amor y su versión de El Aguajal, entre otros. La fama les permitió también tener su programa televisivo Chicha clip y tal era el furor que cosechaban Los Shapis, que una productora cinematográfica les propone filmar una película y es así como nace el filme ‘Los Shapis en el mundo de los pobres’, película que fue un boom comercial en las principales salas de todo el país y con la participación de conocidas figuras de la televisión de esos años.

6 de 6
En su periplo por Europa, Los Shapis visitaron ciudades como París, Turín, Roma, Venecia y muchas otras ciudades importantes del viejo continente, sin contar que después tendrían una larga gira por varios países sudamericanos. Sin duda fue un orgullo para el Perú tener buenos representantes de nuestra música chicha fuera de nuestras fronteras. Hoy en medio de de este singular momento de pandemia, Los Shapis luchan por materializar todo su encanto por la chicha, por nuestra chicha peruana, y se proponen virtualizar sus presentaciones y asumir ese reto adaptándose cada día más a la tecnología; en ese sentido tenemos chicha para rato.
Julio Simeón Salgueran, ícono del grupo musical Los Shapis. Foto GEC Archivo Histórico

En su periplo por Europa, Los Shapis visitaron ciudades como París, Turín, Roma, Venecia y muchas otras ciudades importantes del viejo continente, sin contar que después tendrían una larga gira por varios países sudamericanos. Sin duda fue un orgullo para el Perú tener buenos representantes de nuestra música chicha fuera de nuestras fronteras. Hoy en medio de de este singular momento de pandemia, Los Shapis luchan por materializar todo su encanto por la chicha, por nuestra chicha peruana, y se proponen virtualizar sus presentaciones y asumir ese reto adaptándose cada día más a la tecnología; en ese sentido tenemos chicha para rato.