acaba de cumplir quince años de matrimonio con el empresario y cuenta que su relación se ha sostenido en este tiempo porque no hay cabida para ‘las mentiras’ y desconfianza. Tienen tres hijos y él le pide uno más, idea que ella no descarta, pero sabe que si se anima tendría que hacerlo ya porque las 44 campanas de su reloj biológico le ‘marcan’ que está en el límite.

Acabas de cumplir 15 años de casada, ¿ya no más bebés?

Yo digo ya no, tengo tres, pero mi esposo me pide uno más, todo el día me lo dice y yo le digo ya estoy para disfrutar la vida, hay una etapa para todo. Si me animara tendría que ser este año.

Has cumplido 43...

En realidad 44, se han equivocado al poner mi edad, pero no digas nada, ja, ja, ja. Yo normal, digo mi edad, pero si quisiera tener otro hijo ya estoy en el límite, límite. No sé, es una decisión difícil, mis hijos están grandes y volver al pañal, la lactancia, por más que mi esposo me ayude, esa labor siempre recae en la mamá.

MIRA ESTO: Evelyn Vela y Valery Burga se casan en el Parque de la Amistad

Claro, el reloj biológico empieza a dar señales con los calores, bochornos…

Todavía no los tengo, por eso es que me estoy animando, pero quién sabe si ya me llegan esos trastornos porque pasa de un momento a otro, por ahora solo quiero sentir el calor del verano, ja, ja, ja.

En estos 15 años, ¿cómo se ha sostenido tu matrimonio?, porque dicen que es como una florcita que hay que regarla todos los días.

Mira, siempre dicen que el matrimonio es muy complicado, difícil, creo que esas cosas se ven desde el enamoramiento. Siento que si uno se lleva bien en esta etapa, es muy probable que en el matrimonio les vaya bien. Lo he visto en amigos que hoy, lamentablemente están separados, porque no se llevaban bien de enamorados. Entonces es raro que el matrimonio lo arregle porque aquí ya convives de verdad, pasan más tiempo juntos, comparten responsabilidades, luego viene la crianza de los hijos y son momentos difíciles tanto para el hombre como para la mujer. Si vemos que no hay eso antes de casarte, esa comprensión, diálogo, esos caracteres que se complementan, es mejor cortar. Hay que saber elegir tanto la mujer como el hombre y decir, de una forma madura, esto va a resultar o no, porque eso de que el matrimonio sea todo el tiempo remar y remar, también es pesado.

¿Cómo son Samuel y tú?

Samuel tiene un carácter muy tranquilo, yo soy un huracán, así que no podíamos ser dos huracanes en la misma casa. Él es la parte más tranquila, me escucha, yo soy ‘ta, ta, ta, ta…’ y cada quien cumple un rol en la casa. No sé qué pase mañana, ya después de 15 años sería como raro, ¿no?

¿Han vivido alguna crisis o se han separado?

No, me han inventado de todo, que estaba separada, que por qué no aparece en las redes sociales, pero a él no le gusta, pues, ¡qué voy a hacer! Él se dedica a otras cosas. En el video de Navidad (donde salió) fue una sorpresa y fue porque le dije que toda su familia estaba haciendo videos y cómo no iba a salir y me dijo: ‘Yaaaaaaaaa, pero que sea la última vez’. No creo que me atraque más cosas. Ninguna crisis, con Samuel no peleamos.

¿Nunca?

Porque él no quiere. Yo quiero argumentar, pelear, pero nada, no me da el gusto y no me queda otra que calmarme porque van a decir ‘esta está loca’.

¿Hay un balance entre ustedes?

A Samuel no le gusta mucho meterse, me deja decidir bastante y creo que eso es importante porque no existen discusiones, pienso que cuando los dos quieren decidir al mismo tiempo ahí viene el conflicto. Él está muy cómodo con lo que decido y si alguna cosa le parece que no está bien me dice ‘te sugiero esto’ y yo respondo ‘okey, está bien’, lo tomo en cuenta y así estamos, hay un balance. Sería raro que de aquí a algunos años nos vaya mal, pero hasta ahora tenemos un matrimonio sólido y feliz, y mis hijos están creciendo en un ambiente de paz y armonía, y eso es muy importante.

EL ORIGEN DEL AMOR

¿Recuerdas cómo se te declaró o tú te declaraste?

La verdad no se me declaró, me dio un beso y comenzó nuestra relación, lo que sí pasó es que antes de casarnos tuvimos una separación de tres meses.

¿Qué sucedió?

Creo que se asustó con el matrimonio, no es que yo se lo planteara, ojo, sino que hablamos de cómo iba a ser nuestro futuro y salió corriendo. Las parejas antes del matrimonio o convivencia deben estar muy seguras, porque uno no puede decidir hacer su vida con otra persona si tiene inseguridades o cosas que no ha vivido o te faltan completar, porque eso le va a dar vueltas en la cabeza siempre a lo largo de su matrimonio, pero ya cuando te casas con los temas resueltos, es difícil que eso aparezca luego.

¿Comparten claves de celular?

Ah no, de ninguna manera, él nunca me revisa el celular y yo tampoco, me parecería raro. Samuel confía en lo que yo le digo y yo en lo que él me dice.

Eso le transmiten a sus hijos...

Bueno, lo que odiamos es la mentira y mis hijos lo tienen bastante claro. A veces hacen sus intentos, sus amagues, la adolescencia viene con todo eso, pero mientras ellos vean a sus padres que no mienten para nada, no dicen una cosa por otra, al final por el ejemplo se van a sacar esas manías de otros lados.

¿Tienen alguna canción que se dediquen?

Bailamos en nuestro matrimonio la canción ‘The beautiful is true’ y fue por el tema que tuvimos de la separación antes de casarnos y siempre que la ponen en la radio la recordamos con mucho cariño.

¿Piensan renovar sus votos?

En algún momento le dije que me gustaría porque con este tema de la pandemia ya nada se sabe, solo que tenemos que cuidarnos, y sí me gustaría. Mucha gente lo hizo, ese compromiso con Dios, con tu familia, con tus hijos, que vean ese ejemplo es algo lindo, es una posibilidad que no descarto.

La última, acabas de lanzar tu libro ‘Los secretos de la cocina de Pía Copello’, ¿cómo te ha ido?

Bien y ya tenemos más recetas que vamos a compartir.

TE PUEDE INTERESAR: