Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

Miss Perú: Anyella Grados rompe en llanto al reencontrarse con su madre en Trujillo | FOTOS

Anyella Grados, Miss Perú 2019,  llegó a su natal Trujillo y se emocionó hasta las lágrimas cuando su madre la recibió en el aeropuerto. Además, bailó marinera sin zapatos. 

Anyella Grados
Anyella Grados
Anyella Grados
Anyella Grados
Anyella Grados

La Miss Perú, Anyella Grados (19), rompió en llanto al reencontrarse con su madre en el aeropuerto de Trujillo, su tierra natal, a donde viajó ayer luego de su comentada elección el domingo último.

Anyella Grados se unió en un emotivo abrazo con la autora de sus días, quien también sufrió ataques, en redes sociales, de gente que cuestionaba la elección de la joven trujillana.

“Fue hermoso volver a mi tierra. Mi mamá (Cinthia Meza Cuba) me recibió en el aeropuerto y nos ganó la emoción. Ella y mi tía estuvieron conmigo durante mi elección el último domingo en el Teatro Municipal”, dijo.

Fue una semana llena de emociones bonitas y otras complicadas por los ataques recibidos...
Sí, porque esto afecta a mi familia, pero recibí el respaldo del público y de los medios de comunicación.

¿Tú eres hija única?
Así es.

¿Tu mamá te sacó adelante sola?
Sí. Mis papás se separaron cuando era muy niña, él rehizo su vida y mi mamá prefirió estar sola para educarme, pero mi papá no se desligó del todo de mí.

Es una luchadora al igual que tú...
La admiro mucho y tengo su ejemplo para seguir adelante.

En Trujillo el público te recibió con cariño y saltaste a la plaza de Armas a bailar marinera.
Claro, y lo hice sin zapatos porque así es como se baila la marinera norteña. Estoy agradecida por los reconocimientos del alcalde de Trujillo, el presidente de la región, el público y el apoyo de Jessica Newton.

¿Cuál es tu mensaje para los jóvenes que sufren de bullying?
Que no permitan que nadie los haga sentir mal, porque la discriminación, el ciberbullying lo vivimos todos los días y hay que pararlo denunciando, la frustración de terceros no puede amilanarnos.

Cargando siguiente contenido

Portada