Ney Guerrero y su hija Rafaella recibieron, por tercera vez, juntos  el Año Nuevo
Ney Guerrero y su hija Rafaella recibieron, por tercera vez, juntos el Año Nuevo

El productor de ATV,, comentó que estar y compartir momentos con su hija Rafaella es su mejor inversión en la vida, por eso es que no alcanza a entender cómo algunos padres pueden desatender y olvidarse de sus hijos, pues él dejaría de comer por darle todo a su pequeña.

MIRA: Patricia Barreto: “Soy ‘Maricucha’ la que te mira, la que te escucha

Mi hija tiene 9 años, es el tercer Año Nuevo que lo recibimos juntos y así será por mucho. Tantos años andando por el mundo y en Salamanca que ahora lo mejor es estar con mi ‘cachorra’. Yo solo una vez en la vida voy a tener 51 años y ella 9, así que lo disfrutamos al máximo”, dijo.

Eso deben pensar todos los padres, Karla Tarazona dice que Leonard León no se comunica con sus hijos...

No entiendo, te lo juro. No comería por darle todo a mi hija porque es algo normal amar a tus hijos, así como Dios nos ama. Si nuestros papás, que ya no están, desde allá arriba nos cuidan, imagínate estando aquí.

¿Volvieron del crucero Disney?

Sí, fue fabuloso recibir el Año Nuevo en altamar, en el crucero Disney, mi hija lo disfrutó muchísimo y yo estaba feliz de verla tan contenta, hoy estamos en Universal Studios, mañana regresamos a la realidad televisiva, volvemos al trabajo.

LEE:Christian Domínguez sobre su futuro en ‘América Hoy’: “No me desespero”

SUPERÓ ENFERMEDADES

Ney Guerrero en setiembre del año pasado fue sometido a una intervención quirúrgica para extraerle unos lipomas que, felizmente, resultaron benignos, pero reconoció que estuvo angustiado por los resultados de patología.

El lunes me reintegré a las labores en el canal, estuve con descanso por la cirugía, me extrajeron estos bultitos y bueno, como corresponde han pasado a patología para saber qué hay, espero que el resultado sea benigno”, comento en esa oportunidad y recalcó que tenía ‘mucha fe’.

Antes de esa cirugía, Ney Guerrero, también confesó que fue otra víctima del coronavirus y su angustia se acrecentó por el temor que sentía de contagiar a su pequeña Rafaella. “Ya estoy operativo, gracias a Dios. Me han quedado algunas secuelas como tener el cuerpo molido, fatiga y sueño, pero pronto desaparecerán con las medicinas que la doctora me ha recetado. He contado no solo los días, también las horas y minutos para reunirme con mi hija, pues la extrañé muchísimo. Ni con el súper cuidado que tuve puede evitar que el bicho me atacara. Esto todavía no acaba, este virus sigue mutando y todos debemos ser muy responsables, cuidarnos mucho y al menor síntoma que uno tenga ir y hacerse una prueba de descarte , eso es ser responsable y cuidar a los tuyos”, dijo.

TE PUEDE INTERESAR: