Periodismo de periodistas. Una cámara escondida, la entrevista justa y el reportaje con riesgo, son las muchas facetas que casi siempre vive un comunicador. Oswaldo Arteaga trabaja en ‘América Hoy’, programa de , y ha vivido esas experiencias y se viene convirtiendo en un libro abierto para todo aquel que desee seguir sus pasos. Además, tiene escrito en su CV, haber pertenecido al equipo de y .

MIRA: Gisela Valcárcel contrata a Sergio George para su nuevo show ‘La gran estrella’: productor vivirá en Lima

LAS DIVAS

Soy de los pocos periodistas que ha tenido a Gisela Valcárcel y Magaly Medina como jefas. Por eso puedo decir que he trabajado con Dios y con el diablo. La primera sabe cómo decirte las cosas, le puede molestar algo, lo supervisa muy bien como dueña de la empresa, pero emplea la forma correcta. La segunda es malcriada para hablar, no tiene tino, grosera, vulgar. Por eso estoy acá, por mi tranquilidad y paz mental.

EL PELIGRO

En el programa ‘Hola a todos’, que salía por ATV, tenía que producir una cámara escondida todos los días. Me disfrazaba de ciego y de todo lo que se podía. En 3 meses ya no tenía vida, porque la ‘chamba’ te podría salir en una hora o quedarte mañana y tarde buscando que sorprender a la gente. Un día me fui al mercado de Magdalena, me hice pasar por un turista que preguntaba por el precio de una manzana, luego la mordía y decía: ‘No me gusta,’, la dejaba y me iba. El problema que la dueña gritó: ‘¡Págame!’ y saltó un tipo grandazo y me empezó a pegar vociferando que le estaba robando a la señora, vinieron más, me quisieron linchar, yo les aclaraba que era una cámara escondida, pero igual me metieron golpe y tuve que pagar la fruta.

Ha trabajado con dos de los personajes más influyentes y enfrentados de nuestra farándula (Foto: Allengino Quintana)
Ha trabajado con dos de los personajes más influyentes y enfrentados de nuestra farándula (Foto: Allengino Quintana)

LA ENTREVISTA PERDIDA

Mi fuente de información era ‘Combate’. Todas las tardes pasaba allí, haciendo entrevistas, reportajes y todo lo que se podía hacer en el reality. Una tarde llegaron 3 cantantes colombianos y la verdad que ninguno me llamó la atención para hacerles una nota. Los vi y pasé de frente y seguía en lo mío, conversando con los ‘combatientes’. Después me enteré que uno de ellos cantaba con el nombre de Maluma. Si hubiera sabido en quien se iba a convertir, te aseguro que hoy lo buscaría para decirle que fui de los primeros que le hizo un reportaje para la televisión, cuando nadie lo conocía.

LEE: Magaly no emitirá programa EN VIVO hasta el lunes: “Me fui a recargar energías”

LA CÁMARA ESCONDIDA

Creo que de las mejores que pude hacer fue a la modelo argentina Luciana Salazar. Esa fue mi creación e idea pese a los límites que tenía en cuanto a equipos. Ella llegó a grabar a ‘Astros’ en la avenida Brasil y terminando, tomó la vía que la llevaba por el circuito de playas y allí la intervienen los supuestos policías y le encuentran droga en su auto. En ese tiempo toda la comunicación la hicimos por radio, no estaban tan de moda los celulares.

EL CONSEJO

Durante la pandemia viví épocas, a nivel profesional, muy dolorosa. La gente hacía cola en los hospitales. Llegaban con sus balones de oxígeno y veía como algunos se retiraban llorando, porque les avisaban que sus familiares habían muerto. Un día Gunter Rave me dijo algo que nunca olvidaré: ‘Ninguna nota vale más que tu vida. Ten cuidado del contagio’. Es verdad, aunque reconozco que no le hice caso, porque lo mío es estar donde las ‘papas queman’, pero no dejo de pensar en esas palabras.

LA CONFUSIÓN

Muchas veces ha pasado que en la calle la gente me pedía fotos y yo feliz. Pensaba que me estaban reconociendo por mi trabajo, pero después de hacer la toma, me agradecían con esta frase: ‘Gracias loco Wagner’. Me confundían con él, ja, ja.

TE PUEDE INTERESAR: