El Dragón se convirtió en el hombre más fuerte del narcotrafico , pero terminó hundido en una depresión por la muerte de su amor (Foto: Univisión)
El Dragón se convirtió en el hombre más fuerte del narcotrafico , pero terminó hundido en una depresión por la muerte de su amor (Foto: Univisión)

llegó a su gran final y ha dejado a todos sus fans más que sorprendidos por el sorpresivo ultimo capítulo, ya que una de las protagonistas, ha tenido que despedirse de la historia creada por W Studios para Univisión y Netflix.

No cabe duda que el desenlace de esta producción nos deja en claro que las telenovelas están cambiando, ya que los personajes son más humanos y las tramas son más realistas y de ahí el polémico final. Todos pensaban que Miguel y Adela se quedarían juntos para siempre, pero lamentablemente, la tragedia volvió a enlutar la vida del protagonista.

El personaje que interpretó Renata Notni durante estas dos temporadas llegó a convertirse en uno de los más queridos, así que los seguidores de la historia esperaban que terminará al lado de Miguel que es protagonizado por y sean felices por siempre, pero lamentablemente murió.

Pero, ¿qué pasó? Por que la protagonista decidió arriesgar su vida con tal de salvar a su amado Miguel. Aquí te lo explicamos.

¿QUÉ PASÓ EN EL CAPÍTULO FINAL DE “EL DRAGÓN”?

Después de convertirse en uno de los hombres más poderosos del mundo del narcotrafico, El Dragón se dispuso a cerrar los cavos que aún estaban sueltos, pero sin imaginar que acabaría hundido en un profunda depresión por su amada Adela.

EL CARA A CARA DE LOS ENEMIGOS

Miguel aprovechó el encarcelamiento de Epigmenio para visitarlo. Al estar cara a cara con su enemigo, le mostró la grabación que provocó una gran tragedia en el pasado. Epigmenio no pudo negar que él la había alterado haciéndole creer a don Lamberto que su propio hijo lo había traicionado.

Así, el narcotraficante se regocijo de haber causado la muerte de los padres de Miguel, quien no mostró ni una señal de rencor. Al contrario, le agradeció por quitarle un peso de encima a su familia, pues ahora podía descansar al saber que su abuelo y su padre jamás fueron enemigos, y que simplemente fueron víctimas de un engaño.

EL ESCAPE DE EPIGMENIO

Epigmenio utilizó todo su poder para recuperar la libertad. Dentro de las rejas puso en marcha un plan par huir y acabar con su eterno rival. Para lograrlo contrató a un abogado y a dos hombres que lo acompañaron en su plan.

Tras comprar a un juez y de varios policías, el criminal saltó desde una ventana para caer en una camioneta acondicionada con colchones. Una vez lejos de la cárcel, preparó un nuevo ataque contra Miguel, pero ahora atacaría a Adela.

LA VENGANZA DE EPIGMENIO

Con Adela en sus garras, Epigmenio llamó a Miguel para que se apresurara a salvarla. El Dragón no lo pensó dos veces y apareció para luchar contra su archienemigo. Cuerpo a cuerpo demostró que era un guerrero de pies a cabeza. Epigmenio no pudo doblegarlo y terminó abatido sobre el piso.

Pero todo era un engaño. El narcotraficante fugitivo aprovechó un descuido del samaurái, quien trataba de calmar a Adela asegurándole que todo terminaría, para encajarle un cuchillo cerca del abdomen. Sabiendo que la policía le pisaba los talones, Epigmenio tomó a Adela como rehén y emprendió una nueva fuga. Mientras, Miguel se debatía entre la vida y la muerte.

LA MUERTE DE ADELA

Epigmenio conducía una camioneta a toda velocidad para perder a la policía que lo perseguía. Por su parte, el financiero se repuso del ataque y se colocó delante del volante de un automóvil para rescatar al amor de su vida.

Al ver que Epigmenio no pensaba rendirse, Adela decidió sacrificarse. A pesar de estar atada de las manos, logró golpear al delincuente con sus piernas para desestabilizarlo. Tras el golpe, la camioneta terminó por estrellarse.

Miguel venía solo unos metros atrás y atestiguó cómo explotó el vehículo. De inmediato las llamas se propagaron por todos lados imposibilitando la supervivencia de Adela.

LA PENA DE MIGUEL

Días después El Dragón resurgió para enfrentar la pérdida. Además, tenía que verse cara a cara con su maestro Tadamichi, quien se quitó la vida al confesarle que él aconsejó a su abuelo para que organizara un ataque contra su padre como venganza de la supuesta traición.

Luego de saldar todas las cuentas pendientes, Miguel viajó a la isla donde pensaba vivir el resto de sus días al lado de Adela. Al verse solamente acompañado de los recuerdos, rompió en llanto como alguna vez su amada se lo aconsejó.