Por: Fernando ‘Vocha’ Dávila

El tiempo es como una luz, pasa rápidamente y aclara lo que parecía oscuro, pone en su sitio a la verdad, así muchos la hayan tratado de ‘raptar’. El verano empezó a ‘recoger’ sus cosas y el otoño ya comienza a ‘abrazarnos’ con ese airecito fresco que viene bien. Es jueves casi al mediodía y en el malecón de Miraflores nos espera , el exnovio de . Fue mediático y hoy repasa ese pasado lleno de ‘terremotos’ y narra su presente cargado de paz y sobre todo amor.

Pedro, ¿duermes bien?

Descanso y me levanto con tranquilidad.

¿Por qué?

Estoy con una dama, una señorita.

¿Ahora le das doble valor?

Eso no tiene precio. Esta paz no la vendería por nada en el mundo.

¿Y antes?

Cuando estaba con Sheyla siempre estaba ‘podrido’, alerta.

Pero todos te envidiaban.

Me creía el más ‘pendejo’ y en realidad fui el más huev….

¿Estabas enamorado?

No era amor. Era como ir a una tienda y comprar un producto que cada vez se hizo más impagable.

¿Te terminó?

La ruptura la empecé yo. Me di cuenta de muchas cosas y sé otras que jamás las diré por respeto al niño y al papá Antonio Pavón.

¿Cómo reaccionaste cuando salió su conversación hablando de Luis Advíncula?

Me maté de risa.

¿Tanto así?

No me pareció descabellado.

¿El regalo más caro que le diste?

Un anillo de 5 mil dólares.

Cuando se separaron, ¿se lo pediste?

Le duró dos meses, me dijo que se le había perdido y, conociéndola, creo que lo vendió.

¿Te quiso ver abajo?

Me quiso enterrar.

¿La gente todavía te ‘vacila’?

Ahora me gritan: ‘De la que te salvaste, causa’.

¿Así te tratan?

Por mi trabajo yo paro mucho en La Victoria, Gamarra.

¿Algo más que dejó esa relación?

La tía que vende jugos me regala un vaso o pido huevitos de codorniz y no me quieren cobrar.

¿De verdad?

Creen que soy misio.

Miras para atrás, ¿a qué conclusión llegas?

Diré algo con mucho respeto, porque tengo madre y hermana: Hay mujeres para cada cosa, solo que a veces los hombres la cag... Perdí el control.

¿Conclusión?

Cómo pude haber sido tan imbécil para querer casarme con Sheyla Rojas.

De dónde ibas a sacar los 170 mil dólares para la boda?

En ese tiempo ya estaba jodido y haciendo magia.

Tenías billete y fama.

Estaba rodeado de lacras que solo quieren chuparte la sangre.

¿Adulones?

Se reían hasta de mis chistes malos.

¿Tuviste ofertas para actuar?

Rechacé mucho dinero, porque no voy a hacer payasadas.

¿Descartado regresar a la farándula?

No soy de televisión.

Cuéntame de tu novia Fabiola...

En mi peor momento me agarró de la mano y me motivó: ‘Te levantas, lo hacemos juntos’.

¿Trabaja?

Es súper exitosa, tiene un importante cargo en una AFP y hemos creado nuestra marca de mascarillas.

¿Te aceptó a pesar de todo tu pasado?

Es que estuve con ella antes de Sheyla.

¿La dejaste para irte con la chica reality?

No. Terminamos y al poco tiempo empecé, por eso parecía que sí.

¿Y cómo la convenciste para volver?

Me respondió que ya, pero que vaya a hablar con su familia.

¿Te recibieron con caras largas?

Su papá me metió una ‘desahuev...’ y caballero, con él y sus casi 25 tíos tuve que agachar la cabeza.

¿Lo más duro de la ‘parchada’ de tu suegro?

Que cuando vio con quién salía comentó: ‘Qué huev... este chico’ y el tiempo le dio la razón.

Ya te has dado tu ‘luna de miel’ adelantada.

Chambeamos casi un año para darnos este gusto.

¿Te casarás?

Muy pronto.

¿Cuánto vas a gastar en la boda?

Eso no importa, pero será un matrimonio lleno de detalles que no lo olvidará nunca, porque se lo merece y por ella soy otro, mejor persona.

Un gran abrazo.

A ustedes mis respetos y cuídense mucho. Un saludo para sus lectores.

Se fue luego de juntar los nudillos de su mano con los míos a manera de despedida. Revisó su ayer y contó su hoy. Como diría Isabel Allende: “Memoria selectiva para recordar lo bueno, prudencia lógica para no arruinar el presente y optimismo desafiante para encarar el futuro”.