Escoger unos buenos zapatos de colegio es más importante de lo que uno se imagina. Estos deben ser cómodos y flexibles para el niño, ya que será él quien los usará alrededor de seis horas diarias, a lo largo del año. A puertas del inicio de clases, la marca Colloky te da mayores recomendaciones:

1. Opta por zapatos cerrados y con un taco de al menos un centímetro. Estos protegen completamente el pie y la pisada no daña la columna.

2. Verifica que haya un espacio entre el pie y el calzado. Puedes introducir el dedo por el talón. Si entra sin dificultad, es el adecuado. No compres una talla más porque si le queda holgado, le puede generar inestabilidad y mayor tendencia a las caídas.


3. Las puntas amplias son mejores. Deben ser así para que los dedos estén libres y no rocen con el material del calzado. Así se evitará la aparición de callosidades.

4. Que tenga suela antideslizante y esté acolchado por dentro, con el arco ortopédico. Tu pequeño difícilmente resbalará y no formará el famoso ‘pie plano’.

5. Compra el calzado al final de la tarde. A esas horas el pie del niño tiene el máximo volumen. En ese momento, deja que se los pruebe y camine por la tienda. Si se siente confortable, que se los lleve.

Sabías que: El calzado debe ser siempre flexible al tacto, excepto la parte del talón. Lo puedes averiguar doblándolo con las manos.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.