Cualquier tipo de rutina de ejercicio debe incluir descansos. Estos momentos ayudarán a que los músculos se recuperen. Foto: iStock.
Cualquier tipo de rutina de ejercicio debe incluir descansos. Estos momentos ayudarán a que los músculos se recuperen. Foto: iStock.

, ya que ayuda a mantener una buena salud. Sin embargo, durante los ejercicios, la articulación de la rodilla, llamada también ‘articulación de carga’, puede verse perjudicada si no se siguen buenos hábitos debido a que está implicada en una gran cantidad de prácticas deportivas, por lo que tiene mayores probabilidades de sufrir lesiones.

TE PUEDE INTERESAR: Bienestar: 4 beneficios de practicar deporte en invierno

“Funcionalmente, la rodilla cumple con la tarea de amortiguar y soportar el peso del cuerpo en todas las actividades que hacemos. Cuando sus estructuras (músculos, tendones, ligamentos o meniscos) no están en óptimas condiciones, las personas suelen sufrir malestares al realizar actividades que requieran mayor esfuerzo como el ejercicio”, señala la Lic. Viviana Paredez, docente de Fisioterapia del Instituto Carrión.

LEE AQUÍ: TikTok: Conoce a la profesora de baile que enseña cardio dance

Es importante señalar que, al ser una articulación de carga, está compuesta por tendones, cartílago y meniscos, los cuales deberían mantenerse en condiciones óptimas para poder realizar ejercicios de manera segura. Por eso, la especialista nos brinda algunos consejos que ayudarán a evitar cualquier lesión de rodilla:

1. Calentar y estirar

Dependiendo del ejercicio que se vaya a realizar, existen distintos tipos de calentamiento, por lo que es recomendable añadir rutinas que ayuden a proteger las rodillas, así disminuirás las probabilidades de sufrir daños como la lesión de menisco. Al igual que la preparación de los músculos antes del ejercicio, el estiramiento después del deporte sirve para ganar flexibilidad en los músculos y aliviar tensiones, lo que también reduce el riesgo de lesiones.

2. Tener claro los límites

Es importarte escuchar a nuestro cuerpo. Se debe entender que los ejercicios y el nivel de estos deben ir incrementándose de manera progresiva dependiendo del estado de salud física de cada persona. En este sentido, hay que ser cuidadosos para no sobre exigir a nuestro cuerpo, ya que esto puede derivar en una lesión.

3. Usar calzado adecuado

La pisada tiene una gran influencia en la articulación de la rodilla, por ello, se debe elegir una zapatilla especial para el ejercicio que se practica, debe ajustarse bien al pie y ser del número correcto. Además, es importante que tenga una función amortiguadora y evite que el impacto en el suelo perjudique a la rodilla.

4. Postura adecuada

Al aprender a realizar algún tipo de ejercicio, ya sea levantar pesas o correr, es importante adquirir una buena técnica, ya que una mala postura o una pisada equivocada puede llevar a una lesión de rodilla a la larga como, por ejemplo, la tendinitis de rodilla. Por ello, se recomienda que se un profesional quién de las pautas para empezar una rutina.

5. Tomar descansos

Cualquier tipo de rutina de ejercicio debe incluir descansos. Estos momentos ayudarán a que los músculos se recuperen y puedan fortalecerse, si no se toma al menos 1 día a la semana para descansar, la articulación que más trabajo va a recibir será la rodilla. lo que ocasionará lesiones a largo plazo.

MÁS INFORMACIÓN: