El trabajo más difícil de los padres es cuando sus hijos se encuentran en la etapa de la adolescencia. Controlar a un joven que se siente 'el dueño de la verdad' y que demanda independencia por qué 'sabe lo que hace', es una tarea titánica. Más cuando los chicos desafían, contestan y rompen las reglas establecidas en el hogar. Para contrarrestar estas actitudes puedes seguir los siguientes consejos:

1.- Realiza una lista con las normas familiares y sus consecuencias. Repasa la lista con tu y responde cualquier pregunta que pueda surgir. Elige consecuencias para el quebrantamiento de reglas que tengan sentido y que no sean demasiado severas, de modo tal que puedas aplicarlas cuando surja la necesidad.

2.- Utiliza el afianzamiento positivo con tu niño. La regla básica del afianzamiento positivo es ponderar a tu niño por su buena conducta, en lugar de señalar constantemente la negativa.
​3.- Pon en práctica treguas cuando el niño esté encolerizado. Argumentar con el es, casi siempre, un camino seguro hacia el fracaso. Una tregua se da cuando el niño va a un lugar sereno para apaciguar su conducta colérica.
4.- Abstente de castigar al niño hasta que te hayas calmado. Perder la compostura y discutir tendrá como único resultado activar la ira del menor. Cuando te sientas enojada, retírate y recobra la compostura antes de hablar con el niño e imponerle castigos.

5.- Apoya a tu cónyuge cuando trata a tu hijo. Discutan técnicas parentales cuando el niño no se encuentre presente, y lleguen a un acuerdo acerca de los métodos para enfrentar la conducta desafiante. Discutir frente al niño provoca confusión, y aleja el foco de su conducta desafiante, evitando encontrar una solución al problema.
6.-Informa a los maestros y consejeros escolares acerca de la conducta del niño. Discutan cómo manejar los problemas que surjan en el ámbito escolar. Mantén el contacto con el personal de la escuela para vigilar la .
7.- Recurre a los servicios de un psicólogo o psiquiatra para ayudar a tu niño. La terapia está diseñada para otorgarle las armas que le permitan controlar la conducta indeseada. Asiste a encuentros familiares con el psicólogo para obtener asistencia con los problemas de la dinámica familiar.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por , , y puedes suscribirte a nuestro newsletter.