Disfrutar de una buena salud física y mental, te llenará de energía y por supuesto a mantener la armonía en otros aspectos de la vida. Foto: iStock.
Disfrutar de una buena salud física y mental, te llenará de energía y por supuesto a mantener la armonía en otros aspectos de la vida. Foto: iStock.

La salud no es la ausencia de la enfermedad, sino el . En nuestro día a día están presentes diversas causas que afectan nuestra salud; sin embargo, también depende de nosotros mantener la armonía. Quienes están en los treinta, saben de primera mano la importancia de cuidar el cuerpo; que el bienestar o salud es el resultado de lo que hacen todo el tiempo: dormir, estudiar, trabajar, salir a comer, pensar, etc. y no solo del ejercicio o de ‘esa comida’ que comieron la noche anterior.

TE PUEDE INTERESAR: Conoce los beneficios de meditar en pareja

Y siempre, estamos a tiempo de tomar medidas para disminuir el impacto que pueden originar las malas decisiones en el estilo de vida y la verdad, los pasos son pocos, pero muy poderosos: (1) observar que estamos haciendo (identificar), (2) aceptar que está en nuestras manos el cambio, (3) romper esos paradigmas o creencias limitantes y (4) vivir los resultados con satisfacción y llenos de energía.

MIRA ESTO: 4 hábitos que ayudan a mejorar tu día

Para ello, Milagros Agurto, nutricionista de Bénet, nos deja 3 consejos fundamentales para lograrlo:

1. Descanso y ejercicio

Generalmente escuchamos y leemos mucho sobre los beneficios del ejercicio, pero poco sobre la importancia del descanso. Dormir con un sueño reparador, al menos 7 horas, equilibra muchas de las funciones del cuerpo, ayuda a mantener un peso saludable y disminuye las decisiones inadecuadas sobre la ingesta de alimentos. Sobre el ejercicio no solo ayuda a disminuir los niveles de estrés, sino que fortalece los músculos y aumenta el gasto energético en reposo, permitiendo una eficiente utilización de la energía de los alimentos.

2. Actitud ante la vida

La manera como afrontamos la vida también tiene que ver con el bienestar, una actitud de esperanza y optimismo, pensamientos positivos y trabajar la resiliencia, que no es otra cosa que salir fortalecidos de las situaciones adversas, ayudan a construir una buena salud mental.

3. Alimentarse adecuadamente

No solo tiene que ver la cantidad de alimentos y que haya de todos los grupos de alimentos, sino también cuál es ese diálogo interno que manejamos, pues cuando existe una buena relación con el cuerpo, también existe una buena relación con los alimentos. Y de acuerdo con las necesidades individuales, deben consumir lácteos, frutas, verduras, cereales, menestras, tubérculos, grasas, carnes y huevos, tanto en calidad como en cantidad. Cuidar del bienestar con estas sugerencias, te permitirá disfrutar de una buena salud física y mental, te llenará de energía y por supuesto a mantener la armonía en otros aspectos de la vida.

MÁS INFORMACIÓN: