Conoce la historia de la bodega Millenium, en San Juan de Lurigancho.
Conoce la historia de la bodega Millenium, en San Juan de Lurigancho.

Jorge Luis Chávez Espinoza (52) trabajó como jefe de almacén de químicos en una lavandería, pero cuando nació su único hijo se dio cuenta de que iba a necesitar más ingresos para mantenerlo y satisfacer todas sus necesidades. Por ello, juntó su liquidación y sus ahorros, y decidió abrir su bodega ‘Millenium’, en

LEE: Piurano llegó a Lima para ser ayudante de una bodega y hoy tiene tres propias

“Con mi esposa pusimos en marcha este negocio hace 10 años. Y no fue fácil. El primer día abrí a las 6 de la mañana y cerré a las 11 de la noche. Solo me hice 100 soles, me sentí mal porque pensé que iba a ‘rayar’”, recuerda este empresario.

Don Jorge cuenta que a veces se desanimaba porque no vendía y no entraba dinero a la caja, pero ahí estaba su esposa, Denis Ticse, para levantarle el ánimo y seguir adelante. “Este es un negocio de largo aliento, no crean que de la noche a la mañana se verán ganancias. En mi caso, recién a los dos años se volvió rentable. Para tener éxito hay que ser constantes”, dice orgulloso.

Gracias a su empuje y fuerza, esta pareja de esposos está por abrir una segunda bodega cerca a su casa. Y revela que la Escuela de Negocios Coca-Cola la está ayudando a pintar el local, toldearlo, colocar góndolas y refrigeradoras.

MIRA: Mamita emprendedora saca adelante a su hija gracias a su bodega en el Callao

Hace años formo parte de la escuela y he aprendido mucho. Desde colocar los productos en los estantes hasta atender bien a mis clientes. Mi bodega se destaca por estar siempre limpia y ordenada, porque todo entra por los ojos. Además, tenemos mucho carisma para atender”, recalca.

En este negocio encuentras de todo, desde frutas, verduras, gaseosas, regalitos y hasta táperes y envases ¨porque en la zona hay restaurantes y siempre necesitan estos implementos”, señala Jorge Luis.

DESARROLLA TU CARISMA PARA LOS CLIENTES

+ Cuando ingresen a tu bodega preguntales cómo están, qué tal su día y sobre todo, qué necesitan.

+ Aprende a comunicarte efectivamente. Esto te ayudará en tu negocio y vida personal.

+ Así compren o no en tu negocio, debes agradecer a la persona por su visita.

+ Lanza algunos cumplidos, pero sin exagerar. Recuerda que deben ser sinceros y no aduladores. que no se vea ensayado.

+ Ofrece soluciones a tus clientes y siempre bríndales opciones cuando no tengas un producto en stock.