La cerveza se puede servir en un vaso o copa de cuerpo ancho, pero siempre debe estar ligeramente refrigerado. (Foto: Pixabay)
La cerveza se puede servir en un vaso o copa de cuerpo ancho, pero siempre debe estar ligeramente refrigerado. (Foto: Pixabay)

En días de calor, una bien fría siempre cae perfecto y, lo mejor, es que es ideal para saborearse en casa. Los trucos no están ajenos al arte de servir correctamente la en un vaso, pues para muchos resulta algo complicado evitar tanta espuma y hasta pueden derramarla.

MÁS INFORMACIÓN | Cuatro tips para disfrutar más de la cerveza

Entre los puntos claves que se deben tomar en cuenta están la temperatura de la cerveza, pues al ser un líquido gaseoso que cambia de cuerpo según el frío o calor, hay que tener precaución al echarla en un vaso o copa de cuerpo ancho, que siempre debe estar ligeramente refrigerado.

Para poder disfrutar correctamente de la cerveza en días de calor te dejamos estas recomendaciones:

1. Buscar la temperatura ideal

Los especialistas de Tres Cruces, cerveza perteneciente al portafolio de Heineken, que tiene la nueva versión Lager elaborada con ingredientes Premium (entre ellos lúpulo importado de Munich y agua de la Cordillera de Los Andes), explican que la manera ideal de refrescarse es llevándola a 8 grados centígrados y gracias a las latas, ahora es más rápido y fácil que nunca. Un gran truco para hacer la expectativa más corta es humedecer la lata antes de ponerla en el congelador o ponerle sal al hielo si se lleva en un cooler.

2. Vaso frío, pero no helado

Los expertos aconsejan una temperatura fría sin llegar a congelarlo, ya que esto dificulta la formación de la espuma. En caso se coloquen los vasos en el refrigerador, lo ideal es cubrirlos con un papel toalla o una servilleta para evitar que se impregne de los olores de otros alimentos.

Una mejor opción es echarle un chorro de agua fría al vaso, la fina lámina de agua ayudará a que la cerveza se deslice mejor

3. Ángulo para marcar la diferencia

Al momento de servir, debes seguir este consejo para que quede perfecta: sostener el vaso desde la base e inclinarlo en un ángulo de 45 grados, mientras se vierte el contenido de la lata. Después, llenar hasta el 75% de su capacidad y con un movimiento suave pero decidido enderezar el vaso.

4. Espuma precisa

Después de enderezar el vaso o copa se creará una capa de uno o dos dedos de espuma que atrapa las burbujas y protege la cerveza del oxígeno. Para conseguirlo, lo ideal es colocar el chorro en perpendicular a la copa para que la cerveza caiga y rompa en el centro. Es importante elevar un poco la lata para que, al caer, la cerveza genere la capa adecuada.

Con estos consejos podrás disfrutar de una deliciosa cerveza en días de verano, eso sí, con un consumo responsable.