Prueba la técnica recomendada por estudiosos japoneses. Foto: ¡Stock.
Prueba la técnica recomendada por estudiosos japoneses. Foto: ¡Stock.

Científicos de primera línea -¡tenían que ser japoneses!- descubrieron la fórmula para que los dejen de llorar, algo que los padres de familia han intentado muchas veces, durante generaciones, sin lograr callar a los niños que terminan con las gargantas irritadas, mientras papás y mamás lo hacen con los nervios destrozados.

MÁS INFORMACIÓN: Estimula a tu bebé durante tus actividades diarias con estos ejercicios

Nada de canciones de cuna, que la mayoría de veces fracasan con los padres agotados que hacen todo lo posible para que su bebé deje de llorar.

La ciencia sí tiene una solución efectiva.

Los científicos han desarrollado una ‘receta’ para que los bebés dejen de llorar toma un máximo de 13 minutos, 10 minutos si se tiene suerte.

Investigadores del Centro RIKEN de Ciencias del Cerebro, en Japón, afirman que el truco para calmar a un bebé que llora es llevarlo en brazos durante 5 minutos, y luego sentarse con él en brazos entre 5 y 8 minutos, antes de colocarlo en su cuna.

El equipo científico espera que su hallazgo proporcione una solución a corto plazo para los bebés que lloran.

Explicación científica

“Para muchos, la crianza de los hijos es intuitiva y escuchamos los consejos de otras personas sobre la crianza, sin comprobar los métodos con una ciencia rigurosa. Muchos padres sufren por el llanto nocturno de los bebés”, dijo Kumi Kuroda, autora del correspondiente del estudio.

“Pero necesitamos la ciencia para entender los comportamientos de los bebés, porque son mucho más complejos y diversos de lo que pensamos”, indicó en declaraciones que recoge el diario británico Daily Mail.

Kuroda recalcó que “es un problema muy importante, sobre todo para los padres inexpertos, que puede conducir al estrés de los padres e incluso al maltrato del bebé en un pequeño número de casos”.

El estudio parte del hecho de que muchos mamíferos altriciales -los que nacen en estado inmaduro y son incapaces de cuidar de sí mismos- tienen una reacción innata al llanto llamada respuesta de transporte.

Por ejemplo, los ratones, los perros y los monos cogen a sus bebés y empiezan a caminar, lo que hace que el bebé se adormezca.

Respuesta de transporte

Los investigadores creen que la respuesta de transporte también puede ayudar a calmar a los bebés humanos. Para comprobarlo, el equipo comparó las respuestas de 21 bebés que lloraban en cuatro condiciones: en brazos de sus madres, en brazos de sus madres sentadas, tumbados en una cuna inmóvil o en una cuna mecedora.

El estudio estuvo basado en la observación de animales y la llamada respuesta de transporte. Foto: ¡Stock.
El estudio estuvo basado en la observación de animales y la llamada respuesta de transporte. Foto: ¡Stock.

Sus observaciones revelaron que cuando la madre caminaba mientras llevaba al bebé, el niño que lloraba se calmaba y su ritmo cardíaco disminuía en solo 30 segundos.

Un efecto similar se observaba cuando se colocaba al bebé en una cuna que se balanceaba.

Sin embargo, cuando la madre sostenía al bebé sentado o lo colocaba en una cuna inmóvil, el bebé no se calmaba.

Esto sugiere que el acarreo por sí solo no es suficiente para calmar a un bebé que llora y que, en cambio, es necesario el movimiento para activar la respuesta de transporte.

En concreto, los investigadores descubrieron que el efecto era más evidente cuando el abrazo y el paseo se prolongaban durante cinco minutos, durante los cuales todos los bebés dejaban de llorar y la mitad se dormía.

Sin embargo, cuando las madres intentaban acostar a sus bebés, más de un tercio se despertaba en 20 segundos.

Los investigadores sugieren que las madres sigan sosteniendo a sus bebés antes de acostarlos, aunque parezcan estar profundamente dormidos.

“Como madre de cuatro hijos, me sorprendió mucho el resultado. Pensaba que el hecho de que los bebés se despertaran al acostarlos estaba relacionado con la forma en que se les ponía en la cama, como la postura o la suavidad del movimiento”, explicó Kuroda. “Pero nuestro experimento no corroboró estas suposiciones generales”, refirió.

El truco consiste en llevarlos en brazos durante 5 minutos, sentarlos entre 5 y 8 minutos y luego colocarlos en la cuna.
El truco consiste en llevarlos en brazos durante 5 minutos, sentarlos entre 5 y 8 minutos y luego colocarlos en la cuna.

Receta de 3 pasos

A partir de estos resultados, los investigadores sugieren una “receta” de tres pasos para calmar a un bebé que llora:

1. Abrazar al bebé que llora y caminar con él durante cinco minutos.

2. Sentarse y sostener al bebé durante otros cinco u ocho minutos.

3. Acostarlo

El equipo espera que el método proporcione una solución inmediata para los bebés que lloran, aunque no están seguros de que mejore el sueño a largo plazo.

TE PUEDE INTERESAR: