Ahorrar es un hábito que no se aprende de la noche a la mañana y, para quienes lo hacen por primera vez, puede resultar todo un desafío.
Ahorrar es un hábito que no se aprende de la noche a la mañana y, para quienes lo hacen por primera vez, puede resultar todo un desafío.

Los peruanos tienen grandes ambiciones. Por ejemplo, un estudio de Kantar IBOPE Media destaca que al 69% de la población de nuestro país le gustaría empezar su propio negocio algún día. No obstante, para que este tipo de deseos se hagan realidad es importante contar con los recursos necesarios.

Con la finalidad que más personas se acerquen a cumplir sus sueños, los expertos de la lotería Torito de Oro comparten cinco :

1. Toma nota de todo aquello en lo que estás gastando

Es muy importante hacer seguimiento diligente de a dónde se van tus ingresos. Para empezar, lleva las cuentas de tus gastos durante un mes. Luego, tómate cinco minutos al final del día para recordar todas las veces que pagaste algo y clasifícalo en categorías comunes como ‘Alimentación’, ‘Transporte’, ‘Ropa’, ‘Diversión’, etc. A fin de mes, consolida toda la información, júntala con tus gastos fijos (servicios básicos, suscripciones, etc.) y determina dónde puedes hacer ajustes.

2. Ten expectativas realistas

Ahorrar es un hábito que no se aprende de la noche a la mañana y, para quienes lo hacen por primera vez, puede resultar todo un desafío. Inicia con metas pequeñas y accesibles que te ayuden a sentirte en control. Por ejemplo, separa el 5% de todo el dinero que recibas, ya sea que se trate de tus ingresos fijos mensuales, de un cachuelo o un bono; y colócalo en una cuenta de ahorros. Si este objetivo resulta muy duro, prueba con un porcentaje menor; luego puedes volver a aumentarlo según tu capacidad de ahorro.

3. Crea tu propio fondo de emergencia.

Si algo nos ha enseñado el COVID-19 es que la vida puede dar un vuelco de 180° muy rápido y que las emergencias y eventualidades aparecen de la noche a la mañana. Para que la vida no te sorprenda desprevenido, ten como prioridad ir formando de a pocos un fondo de ahorros por entre tres meses de tus costos de vida fijos como alimentación, servicios básicos como la luz y el agua o el transporte.

4. No dejes de pasarla bien

¿Quién dijo que para ahorrar hay que dejar de divertirse? Apostar por el futuro no significa dejar de vivir el presente, y hoy en día el ocio es clave para sobrellevar las situaciones de estrés y constante tensión, así como para mantener una buena salud mental. En ese sentido, establece un tope de los gastos que puedes permitirte mensualmente para darte gustos como salir a comer, ir al cine o por unos tragos. Eso sí, no te olvides de mantener tu distanciamiento social mientras los realices.

5. Apuesta por tu futuro

Recuerda también que aquellos gastos donde inviertes en ti mismo y en desarrollar tus habilidades y talentos pertenecen a un presupuesto completamente aparte. Aquí, puedes matar dos pájaros de un tiro y priorizar actividades que te ayuden a evadir futuros gastos o a generar nuevos ingresos. Por ejemplo, ir al gimnasio puede ayudarte a mantener una buena salud y lejos de las costosas cuentas del hospital, comprar un ticket de lotería puede traerte sorpresas por unos pocos soles o llevar una clase de cocina para iniciar el emprendimiento que tanto anhelas.