Escucha a tu hijo con atención cuando quiera decirte algo, no le digas: ‘Después’, ‘estoy ocupado’, ‘que sea rápido’ o ‘¿ya terminaste?’.
Escucha a tu hijo con atención cuando quiera decirte algo, no le digas: ‘Después’, ‘estoy ocupado’, ‘que sea rápido’ o ‘¿ya terminaste?’.

Esta frase muchos padres la repiten al ver que sus retoños no aceptan órdenes, no respetan los límites y siempre quieren hacer su voluntad. Walter Dávila, psicoterapeuta de la Escuela de Desarrollo Personal Supérate, señala que la terquedad es una conducta aprendida que surge cuando el niño empieza a ‘independizarse’ de la madre y quiere hacer actividades por su cuenta.

REVISA ESTA NOTA: Tip de crianza: ¿Tu hija adolescente está embarazada?

“Es normal que el niño se ponga rebelde u obstinado, es parte de su crecimiento. Sin embargo, los padres deben guiarlo en esta etapa para que la terquedad no afecte el buen desarrollo de su personalidad y le cause problemas en las siguientes etapas de su vida. Tengamos en cuenta que esta conducta surge muchas veces para captar la atención de los padres”, precisa el especialista.

MIRA ESTO: Crianza de niños: ¿Estás cansada de las travesuras de tus hijos?

BUENOS CONSEJOS

Haz que tu retoño, según la edad, participe y opine en las

♦Escúchalo con atención cuando quiera decirte algo, no le digas: ‘Después’, ‘estoy ocupado’, ‘que sea rápido’ o ‘¿ya terminaste?’.

♦Dile las consecuencias que puede traerle su terquedad. Por ejemplo, puede ser que no vea su programa favorito o no le compres aquello que quiere.

♦Enseña con el ejemplo. Si son tercos, los hijos pensarán que ese comportamiento es positivo.

SABÍAS QUE...

Según estudios, los niños tercos son muy inteligentes, creativos y tienen gran capacidad de liderazgo. Solo hay que guiarlos bien.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

¿Tu hijo no puede dormir en las noches? Cuidado con el insomnio infantil

Los padres deben estar atentos al cambio de hábito de sueño de su hijo para poder ayudarlo, ya sea ellos mismos o un especialista. Este problema puede causarlo el estrés, la ansiedad o el miedo.

Hay que recurrir al diálogo constante y comprensivo para entender qué le pasa, pues a veces ni él mismo sabe qué lo inquieta.
Hay que recurrir al diálogo constante y comprensivo para entender qué le pasa, pues a veces ni él mismo sabe qué lo inquieta.

Has notado que tu hijo no puede conciliar el sueño o se despierta a mitad de la noche con mucha frecuencia? Si es así, significa que tu pequeño sufre de insomnio infantil. Para saber qué está pasando, Karina Otoya, psicóloga y docente de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC), recomienda primero llevar al menor con el pediatra para que lo revise y descarte cualquier problema físico, como alergias, dolores (otitis o cólicos), enfermedades crónicas (diabetes, asma, dolores de cabeza) o reacciones a ciertos medicamentos.

“Si esas no son las causas, entonces debemos ver si ha pasado algo en casa que ha podido afectar la tranquilidad del niño y causarle estrés, ansiedad, preocupación o miedo. Hay que recurrir al diálogo constante y comprensivo para entender qué le pasa, pues a veces ni él mismo sabe qué lo inquieta. También se debe hablar con sus maestros para ver si hay algo que está sucediendo en sus clases”, indica la especialista.

CONSEJOS

♦Puedes dejar la luz encendida y acompañarlo hasta que se duerma.

♦Una buena opción es leerle un cuento, cantar u orar por las noches, así distrae su mente.

♦Si no responde a ninguna de estas acciones, llévalo con un especialista para que le haga una evaluación psicológica y saber qué le está ocurriendo.

SABÍAS QUÉ...

 puede dormir contigo, pero solo por unas semanas y hasta que pueda dominar aquello que lo incomoda. Debe aprender a ser independiente.

MÁS INFORMACIÓN: