Empiece por autoanalizarse y reconocer si cae en repetir frases o secundar ‘bromas’ que esconden mensajes racistas o de desprecio contra los extranjeros. Sea un buen ejemplo para sus hijos y un agente de cambio frente a estos tipos de discriminación.
Empiece por autoanalizarse y reconocer si cae en repetir frases o secundar ‘bromas’ que esconden mensajes racistas o de desprecio contra los extranjeros. Sea un buen ejemplo para sus hijos y un agente de cambio frente a estos tipos de discriminación.

El primero de ellos es expresado comúnmente con frases como: “cholo”, “serrano” o “negro de m...”. La persona que las emplea desprecia al otro por su color de piel, raza, cultura o etnia. Mientras que los que dicen “deben expulsar a los venezolanos del Perú”, o “todos los ‘venecos’ son delincuentes”, son xenófobos por rechazar y discriminar a los extranjeros.

En la actualidad, debido a la alta tasa de algunas personas rechazan la presencia de los extranjeros alegando que quitan oportunidad laborales o que con ellos se incrementa los niveles de delincuencia. Lo que no es cierto y no puede ser razón ni excusa para caer en la xenofobia.

MIRA: Xenofobia en comentarios de peruanos hacia venezolanos que trabajan en Perú

¿Cómo contribuir a acabar con esto?

El racismo y la xenofobia solo provoca odio y resentimiento y, para ponerle fin, el psicólogo de Psicovilla, Víctor Donado, aconseja empezar por autoanalizarse. Reconocer si pensamos que el otro es inferior, si hay desprecio hacia un extranjero o si se cae en el error de ‘asolapar’ con bromas las frases racistas y xenófobas, que solo contribuyen a normalizar y continuar con estos problemas sociales.

Algunas personas expresan su discriminación en su entorno más íntimo, su casa, perpetuando estas actitudes negativas con los familiares. Por ejemplo, frente a niños que repetirán esas frases y actitudes en la escuela y con sus amigos”, recalca.

Adiós prejuicios

El segundo paso será enfocarse en deshacerse de los prejuicios raciales y contra los extranjeros, lo que requiere de un ejercicio de consciencia, de análisis y esfuerzo. Hay que recordar que existe diversidad, que todos tenemos cualidades y particularidades distintas y eso . Así como evitar generalizar y estigmatizar a todos por el error que comete uno.

VIDEO RECOMENDADO:

Si tiene una mala experiencia con un extranjero o escucha alguna ajena, enfóquese en el hecho, no en la nacionalidad de la persona. Se trata de un tema de valores y educación, más no del país donde nació.

En caso de tener hermanos menores o familiares, sea un buen ejemplo. Trate de buscar juegos o libros que puedan ayudarles a aprender que todos tenemos derecho a la dignidad y la seguridad. Otra manera de hablar sobre diversidad es viajar con los niños para que conozcan diversas culturas y costumbres, enseñarles el valor de cada uno de ellos, así no caerán en repetir ideas racistas o xenófobas.

TE PUEDE INTERESAR: