Los cambios de humor son uno de los síntomas más comunes durante el primer trimestre del embarazo.
Los cambios de humor son uno de los síntomas más comunes durante el primer trimestre del embarazo.

. Durante 40 semanas su cuerpo cambia y se prepara para recibir a un nuevo ser. Con este proceso ellas experimentan nuevas sensaciones propias de la gestación, como las náuseas, mareos y cambios de humor; es precisamente por estos últimos síntomas que las embarazadas pueden pasar de la risa al llanto, o viceversa, en minutos.

Junto con los cambios físicos llegan los cambios emocionales en el embarazo. En los primeros tres meses de gestación las mujeres se muestran muy sensibles, pueden sentirse tristes, temerosas o incluso irritables sin saber la causa de su cambio de humor. Esto puede deberse a una serie de sentimientos encontrados por la llegada del nuevo bebé, ansiedad, miedo, nostalgia, tensiones físicas, fatiga, cambios en su metabolismo o por un desbalance hormonal.

MÁS INFORMACIÓN: Consejos para disfrutar del embarazo pese a sentirte cansada

Maria Elena Aguilar, gineco-obstetra en SANNA \ Clínica El Golf, explica que los cambios de humor en las mujeres gestantes ocurren igual que en la menstruación: la revolución hormonal que tiene lugar en el organismo de la madre afectará a sus emociones, de tal manera que podría pasar de la euforia a la tristeza o a una excesiva irritabilidad en un corto periodo de tiempo. “. Es importante buscar apoyarse en alguna persona para poder expresar lo que sienten” indica la Dra. Aguilar.

¿Qué hacer para controlar estos cambios de humor?

No olvidar que los cambios de humor son parte del embarazo y hay que buscar la manera de sobrellevarlos. Esto puede lograrse manteniendo una buena calidad de sueño, tomar un descanso durante el día para relajarse, realizar actividad física (esto con la indicación del médico), comer saludable, meditar, realizar actividades recreativas como visitar a amigos, dar un paseo, ver una película.

En caso presente cambios de humor muy irritantes que no le permitan realizar sus actividades diarias, lo mejor es comunicarse con su médico para que pueda ayudarle a controlar estas emociones.

TE PUEDE INTERESAR: