Somos ciudadanos responsables, por eso nos cuidamos y cuidamos de los demás. Foto: iStock.
Somos ciudadanos responsables, por eso nos cuidamos y cuidamos de los demás. Foto: iStock.

Tras un largo tiempo de espera, las autoridades peruanas han dispuesto que el ya no sea obligatorio en los espacios abiertos de las regiones cuya población supere el 80% de vacunados. Sin embargo, esta propuesta ha generado preocupación en algunos ciudadanos quienes sostienen que aún existe una gran cantidad de personas que no tienen las dos dosis obligatorias y la de refuerzo, por lo que temen contagiarse.

TE PUEDE INTERESAR: Beneficios que trajo el trabajo remoto en pandemia

“Cuando se autorizó el uso de los espacios abiertos para practicar deportes, muchos dejaron de usar las mascarillas y no se generó ningún problema. No debemos dejar de usarlas, sobre todo cuando estemos en contacto directo, a menos de dos metros de distancia y en un lugar hacinado”, mencionó Miguel Ángel Tresierra, médico y especialista en epidemiología y docente de la Universidad César Vallejo.

MIRA ESTO: COVID-19: Perú registra descenso de casos por doce semanas consecutivas

A pesar de esta nueva medida, el doctor Tresierra considera que su uso en espacios cerrados y hacinados debe ser obligatorio y no se debe excusar de ninguna forma. “Si las personas no usan las mascarillas en espacios cerrados, vacunados o no, se van a contagiar y, si son asintomáticas, van a contagiar a otras personas”, señaló el especialista.

ESPACIOS ABIERTOS

Para el docente de la Universidad César Vallejo no habría ningún problema en que se deje de usar las mascarillas en espacios abiertos y muy bien ventilados, ya que la posibilidad de contagio es mínima. Por otro lado, brindó algunos consejos para aquellos que aún temen dejar de usar los cubrebocas en lugares cerrados o cuando están en medio de algún grupo de personas:

♦La mascarilla sirve de protección personal y no cuesta usarla.

♦Somos ciudadanos responsables, por eso nos cuidamos y cuidamos de los demás.

♦No queremos estar aislados o confinados nuevamente en caso de que se produzcan más casos de contagios.

♦Tampoco, pasar por todo el proceso de una persona infectada, que va desde tener malestar corporal, guardar reposo absoluto, permanecer varios días en cama o, incluso, llegar a hospitalizarse.

En su calidad de médico especialista en epidemiología, Tresierra también recomendó tener en cuenta que la pandemia no ha terminado: “Aunque los casos han disminuido significativamente, tenemos buen manejo terapéutico médico y, al parecer, la severidad de la enfermedad es menor, todo puede cambiar súbitamente”.

Finalmente, el docente recordó que debemos usar correctamente la mascarilla, recibir las dos dosis de vacuna y la de refuerzo, ya que pueden aparecer variantes aún más peligrosas.

MÁS INFORMACIÓN: