Movimientos oculares que revelan a un mentiroso
Movimientos oculares que revelan a un mentiroso

hasta el final, con cinismo y desparpajo, es la regla de oro de los mentirosos. Puedes toparte con uno en tu entorno laboral,  social y familiar, sin haberlo notado. Es que no es sencillo, no basta con buscar contradicciones en sus respuestas, hay que afinar la mirada y analizar sus gestos.

Así lo asegura el psicoterapeuta Walter Dávila, director de la Escuela de Desarrollo Personal Supérate, quien explica que el lenguaje no verbal puede dejar en evidencia al mentiroso. Existen muchas señales en los gestos de una persona que miente, desde si se toca la boca, la nariz, el pelo, si frota las manos contra sus muslos, etc. Pero para el especialista son los ojos los principales reveladores.

LEE: ¿Cuáles son las razones llevan a una persona a mentir?

Técnica neurolingüística

“Hablar sin mirar a los ojos puede ser un indicio de que miente, aunque hay quienes miran fijamente mientras dicen mentiras.  Pero lo que pocos saben es que hay micro movimientos oculares involuntarios, muy sutiles, que pueden revelar si la persona está maquinando una mentira o diciendo la verdad. Es un ejercicio de programación neurolingüística que evidencia con qué partes del cerebro está conectando la persona al momento de responder, y así saber si lo que dice es cierto o es una falacia”, explica Walter Dávila.

Recuerda que el 7% de la comunicación son palabras, que se puede controlar y mentir. El otro 93% es el lenguaje no verbal, gestos, mirada y tono de voz, muchas veces involuntarios. Cuando hay incongruencia con lo que se dice y la comunicación no verbal se puede detectar la mentira. En el caso de los movimientos oculares estos son involuntarios, muy sutiles y rápidos, revelan la acción del cerebro de una persona al momento de dar una respuesta. Identifícalos.

  • Mirar hacia la derecha y arriba. El cerebro crea imágenes, imagina la mentira que se va decir.
LEE: Enséñale a tus hijos el valor de la verdad
  • Mirar hacia la izquierda y arriba. El cerebro hace el ejercicio de recordar, de rebuscar en la memoria lo que sí sucedió.
  • Mirar hacia la derecha a la altura de la oreja. Aquí la persona intenta crear, imaginar los sonidos, tonos, palabras que va usar antes de hablar.
  • Mirar hacia la izquierda a la altura de la oreja. Otra vez, el cerebro busca recuerdos pero sonoros, palabras, tonos que se escuchó antes.
  • Mirar hacia abajo a la izquierda. La persona conecta con su yo interno, confabula la mentira, piensa qué va decir para evitar problemas.
  • Mirar hacia abajo a la derecha. Se conecta con las emociones, sus sentimientos, cómo se sintió o se siente.