Cambia las enormes cajoneras y libreros grandes por muebles u organizadores pequeños, para que todo esté a su alcance. (Foto: Tatiana Syrikova / Pexels)
Cambia las enormes cajoneras y libreros grandes por muebles u organizadores pequeños, para que todo esté a su alcance. (Foto: Tatiana Syrikova / Pexels)

Todos quisiéramos que nuestros hijos crecieran para volverse personas independientes capaces de resolver su vida con sus propias herramientas. Una manera de lograrlo es a través el método Montessori; una filosofía educativa que se basa en el respeto por el niño y por los demás, la autonomía e independencia, la capacidad de elegir, la autodisciplina, el desarrollo de la voluntad, el orden y la concentración.

MÁS INFORMACIÓN: Qué trucos aplicar para que tus hijos ayuden en casa

¿Cómo aplicar el método Montessori en casa?

Es muy fácil, basta con tener en cuenta algunos aspectos para que tus hijos lo entiendan y por motivación propia empiecen a ser más independientes.

Primero, ten en cuenta que los niños deben tener libertad para explorar su entorno sin ayuda de los demás, es decir, adapta los espacios para que todo esté a su alcance.

Recámara Montessori

Cambia las enormes cajoneras y libreros grandes por muebles u organizadores pequeños (para que todo esté a su alcance). Recuerda colocar lo indispensable en ellos, como juguetes didácticos de acuerdo a su edad.

Lo ideal es que sean entre ocho y 10 juguetes que estimulen diferentes áreas de aprendizaje, colocados en lugares específicos y al alcance del pequeño.

Ubica el colchón de la cama en el piso o puedes armar una cama Montessori, que son muy bajitas, al ras del suelo, para que esté seguro y que el pequeño pueda subir cuando tenga sueño y levantarse cuando quiera.

Guarda la ropa en un pequeño ropero o ponla en el clóset, pero a una altura a la que los niños tengan acceso (que sea poca y de acuerdo al clima). No olvides colocar canastas con libros de acuerdo a su edad.

Todos estos cambios harán que tu hijo se vaya solo a la cama, se vista solo y que guarde o agarre las cosas que necesite sin pedir ayuda. Además, lo más importante es que podrá explorar su entorno libremente.

Cuidado personal

Enséñale rutinas. Esto no es complicado si tienen todo lo que necesitan a la mano. Coloca su cepillo de dientes, jabón, toalla y todo lo necesario para su aseo en un pequeño mueble en el baño (que esté a su alcance), así solo tendrás que vigilar que se lave los dientes o la cara correctamente.

Puedes agregar un escalón para que alcance el lavabo o el WC (si no quieres hacer muchas modificaciones).

Ayuda en la cocina

Desde pequeños se les debe inculcar que ayuden en las labores del hogar, siempre con supervisión de los adultos. Se puede colocar un mueble pequeño con trastes, trapos, escoba (de su tamaño) y otros utensilios que le servirán para limpiar la mesa o arreglarla para comer, cocinar (picar verduras o frutas), limpiar, etc.

El método Montessori está avalado por científicos. Un de las universidades de Virginia y Wisconsin revela que este tipo de crianza hace que los niños sean más maduros, creativos, con mejores habilidades sociales y mejor comportamiento.

Incluso, los investigadores aseguran que los pequeños muestran un mayor sentido de justicia y equidad. Con este método aprenden las cosas de forma automática y desde su propia motivación (exploración).

Si a los niños les das las herramientas que necesitan para que se desarrollen libremente, te sorprenderás lo rápido que aprenden y se vuelven independientes.

Un último desde ‘Naran Xadul’… no hagas las cosas por él solo por el hecho de que será más rápido, déjalo sin importar el tiempo que se tarde.