Ayudar a cruzar la calle a los adultos mayores es un acto de solidaridad. (Foto: getty)
Ayudar a cruzar la calle a los adultos mayores es un acto de solidaridad. (Foto: getty)

Cada segundo domingo de setiembre se celebra el , fecha que busca conmemorar la unión, respeto e integración, pero también un valor humano que toda familia debe tener: la solidaridad. Y más aún en tiempos de crisis.

Para el psicólogo y director del Instituto Guestalt de Lima, Manuel Saravia, ser solidario surge a partir de la empatía hacia los otros y es un estilo de vida que se aprende desde casa.

“Los momentos que vivimos en casa, con los quehaceres del hogar, las clases virtuales, muchas veces agobian y estresan a la persona. Si se contribuye o comparten las tareas, se fortalecerán vínculos y los malos momentos que generan sentimientos negativos se superan progresivamente”, explica el especialista.

Cómo hacerlo

Para dar apoyo de manera desinteresada, que los actos de sean constantes. Se puede conversar con los chicos sobre las dificultades que pasan otras personas, como que uno de sus compañeros de aula no tenga un libro o necesite ayuda para poder caminar, para que abran su mente y empiecen a valorar lo que poseen.

“Muchos piensan que un acto de solidaridad es dar algo material; sin embargo, no lo es todo. Las palabras de aliento, motivar a alguien haciendo una videollamada, son actos que valen oro”, asegura.

MIRA ESTOS: ¿Por qué los jóvenes se portan mal y suelen desobedecer las normas?


Formas de fomentar la solidaridad

EDUQUE CON EL EJEMPLO

El ejemplo enseña más que las palabras, por eso usted como padre de familia debe ser su inspiración a seguir. Demuestre cómo ser solidarios con acciones.

VALORE A LA FAMILIA

Para aprender a ser solidarios, debemos empezar por la familia. Contribuir en tareas domésticas, compartir con los hermanos y ayudar a los miembros adultos, fomenta la solidaridad en el hogar.

PRACTIQUE Y FOMENTE LA SOLIDARIDAD HORIZONTAL

La idea de ayudar a los demás no es solo deshacernos de lo que ya no usamos. También debemos explicarles a nuestros hijos que todos tenemos la oportunidad de ayudar a quienes lo necesitan.

PÓNGASE EN EL LUGAR DEL OTRO

Como adultos debemos ser empáticos con las emociones de nuestros hijos. De esta forma ellos aprenderán a reconocer las emociones de los demás. Pueden ayudar a cruzar la calle, dando alimento al prójimo e incluso adoptando a una mascota.

PRACTIQUE EN FAMILIA EL VOLUNTARIADO

Las familias pueden hacer muchos trabajos voluntarios. No es necesario formar parte de una organización, reúna a su familia, busque algunas bolsas de basura y ponga manos a la obra.

MIRA ESTO: Tu hijo, ¿es un niño hiperregalado?


TE PUEDE INTERESAR

tags relacionadas