Eviten los gritos e insultos. Si sienten que no pueden controlarse, respiren y exhalen lentamente unos segundos. Foto: iStock.
Eviten los gritos e insultos. Si sienten que no pueden controlarse, respiren y exhalen lentamente unos segundos. Foto: iStock.

Discutir con la pareja es inevitable, pero hacerlo frente a los hijos es un grave error que muchos padres cometen, a veces sin darse cuenta. El psicólogo y psicoterapeuta Walter Dávila señala que el pequeño, al escuchar gritos y ver expresiones de ira, se asusta y esconde.

MIRA ESTO: ¿A tu hijo se le dificulta hacer amigos? Ayúdalo a relacionarse mejor

son las figuras que le dan seguridad y protección. Al no entender lo que está pasando, se confundirá y hasta puede deprimirse”, advierte el especialista. Y no solo eso, puede adoptar una actitud agresiva o pasiva. Por ejemplo, en el colegio puede dejarse pegar o ser él quien pegue. En ambos casos, el menor sufre. Por eso, los padres deben aprender a controlar sus emociones y no dejarse llevar por la cólera del momento.

PELEASTE FRENTE A ÉL...

Después de unos minutos, acércate a tu retoño y dile: ‘Hijo, quiero que me disculpes por lo que has visto. Tú no tienes nada que ver con la discusión que sostuve con tu papá. Nosotros te queremos mucho y haremos todo lo posible para que no vuelva a suceder esto’. Después dale un abrazo y un beso. La idea es darle seguridad y cariño.

PUEDE INTERESARTE: ¿Cómo calmar el llanto de tu hijo?

CÍRCULO VICIOSO

Tampoco se trata de que discutas a cada rato y luego te disculpes con tu hijo para no tener sentimiento de culpa. Hacerlo lo confundirá más y aprenderá que la mentira es buena. Si esto ya te está pasando, tú y tu pareja asistan a terapia psicológica. No solo les ayudará a canalizar ciertas emociones, sino también a mejorar sus pautas de crianza.

RESPIRA

Si necesitas conversar con tu pareja de algo importante, háganlo en su habitación o en un ambiente cerrado donde no esté el niño. Eviten los gritos e insultos. Si sienten que no pueden controlarse, respiren y exhalen lentamente unos segundos.

¿Cómo proteger la salud mental de tus hijos?

Educar emocionalmente a tus hijos desde pequeños y proteger su les permitirá convertirse en adultos equilibrados, felices y con una gran capacidad para canalizar adecuadamente sus emociones, manejar conflictos y ser empáticos.

“El niño ve la forma de comportarse de los padres y adopta ese tipo de conducta. Por ello, papá y mamá deben ser un buen modelo de estabilidad emocional para sus retoños”, indicó María Elena Escuza, directora de la Escuela de Psicología de la Universidad Norbert Wiener.

BUENOS CONSEJOS

1. ENSÉNALE A RECONOCER SUS EMOCIONES. Hazlo con más fuerza a partir de los dos años, a esta edad empiezan a interactuar más con adultos y otros niños.

2. NO EVADAS LA SITUACIÓN. Cambiar el tema no es la solución. Es importante que el niño viva sus emociones, pero sé firme y claro al momento de dar las normas de convivencia.

3. FOMENTA MOMENTOS SOCIALES en los que tenga que compartir con otros niños y aprenda a controlarse. Por ejemplo, frente a un juego deberá respetar las reglas y manejar una posible frustración.

4. ATIENDE SUS NECESIDADES A TIEMPO. Si tu hijo quiere hablar contigo, no pospongas la conversación, habla con él y oriéntalo.

5. BUSCA AYUDA. Si presenta reiteradas conductas desafiantes, pierde los papeles y no controla sus emociones, llévalo a un especialista.

MÁS INFORMACIÓN: