Te brindamos algunos tips para que compres un pescado fresquito sin miedo.
Te brindamos algunos tips para que compres un pescado fresquito sin miedo.

Estamos a unos días de vivir la y, como es costumbre, en el almuerzo familiar el protagonista será el . Insumo rico en proteínas, minerales y vitaminas, pero que a veces suele ser un poco complicado adquirirlo porque se malogra con facilidad.

LEE: Siete errores más comunes al preparar el filete de pescado | Recetas | ¿Qué preparar?

Ante esto, te brindamos algunos tips para que compres un pescado fresquito sin miedo:

+ Olor. El pescado fresco no tiene mal olor. Los de agua salada tienen un aroma a mar fresco, mientras que los de agua dulce, como la trucha, huelen a agua limpia.

+ Ojos. Deben ser claros, brillantes y un poco saltones. Si están apagados y medio grises, significa que el pescado se pasó.

+ Cuerpo. Su carne tiene que verse firme y tensa. Si presionas, enseguida debe volver a su lugar.

+ Escamas. Deben estar fijas, unidas entre sí y bien pegadas a la piel.

+ Branquias. Su color tiene que ser entre rosado y rojo intenso. Eso es señal de frescura.

+ Cola. Mira que esté recta y húmeda. Las aletas deben estar tiesas.

MIRA: Esta es la receta de los sencillos, deliciosos y económicos enrollados de pejerrey [Video]

AHORRA

Adquiere pescados que sean de temporada, como el jurel y la palometa. Estos son muy versátiles para preparar un sinfín de platos. Además, no botes la cabeza ni la cola ni el espinazo, te servirán para preparar un rico concentrado.

DATITO

Si vas a comprar pescado congelado, mira que en el empaque no tenga ningún líquido lechoso. Y revisa la etiqueta.

Las primeras horas de la mañana es el horario ideal para comprar pescado fresco.

CONOCE OTRAS ALTERNATIVAS DE PREPARACIÓN Y CONVERSACIÓN DEL PESCADO

Es muy probable que esta  hayas comprado más pescado del que utilizaste en tus preparaciones, lo tienes guardado en la refrigeradora y ya no sabes qué más cocinar. Por ello a continuación, en este Domingo de Resurrección te damos algunas alternativas para poder prepararlo sin problemas

Una parrilla de pescado es una buena opción para compartir en familia y, sobre todo, aprovechar los nutrientes que tiene el pescado.

“Los pescados azules como el atún o bonito son perfectos para la parrilla y al ser ricos en Omega 3, nos ayudan a tener una mejor función cerebral y cardiaca”, detalla la nutricionista María Elena Lagos.

La también docente del instituto Le Cordon Bleu indica que esta preparación puede estar acompañada de una ensalada de hortalizas, tubérculos cocidos o una porción de arroz.

Asimismo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recomendó que la carne de pescado debe estar conservada en la refrigeradora a una temperatura de 0°C por pocos días y si es congelada, esta no debe bajar de los -30°C (puede durar hasta un año).

De esta manera estaremos preservando sus valores nutricionales. Si lo tenemos fresco expuesto a la temperatura ambiente puede afectar su calidad y provocarnos alguna intoxicación.