Descubre por qué es malo gritarle a tu perro.
Descubre por qué es malo gritarle a tu perro.

Por más que amemos a nuestro en algún momento le hemos gritado. Ya sea porque se dentro de la casa o rompió algo. Sin embargo, gritarle para que se porte bien es un grave error.

LEE: Mi perro prefiere dormir en el piso que en su cama

“Nuestra forma de actuar conlleva a cambios en la conducta de nuestro perro. Gritar, castigar y otros métodos fuertes funcionan en el momento para corregir una mala conducta, pero tienen consecuencias negativas en ellos”, explica Paula Calvo, experta en el estudio del comportamiento animal.

Si lo sometemos a gritos constantes, el perro no confiará en su propietario, se pasará el día estresado, desarrollará trastornos y ansiedad por separación. Además, destrozará cosas, hará sus necesidades en casa y se volverá inseguro y agresivo frente a otros canes.

MIRA: Mascotas: ¿Puedo transmitirle mi estrés a mi perro?

La especialista explica que muchas veces los propietarios descargan su frustración en el perro, porque es fiel y no se queja. “Como no podemos gritarle a la pareja o a otra persona de nuestro entorno, lo hacemos con el animal, y eso está muy mal porque le hacemos mucho daño”, agrega.

Podemos hacer más con el refuerzo positivo que con el castigo y los gritos. Recuerda que cuando uses el grito obtendrás una respuesta rápida por miedo, pero a la larga el animal volverá a hacer lo mismo.

¿Por qué mi perro se lleva mal con otros perros?

Te ha pasado que sales a pasear con tu  y este se vuelve agresivo, ladra y se muestra ansioso con los otros perros que encuentra en la calle. El veterinario Andrés Díaz aclaró que este comportamiento es el resultado de no haberlo dejado sociabilizar desde que era pequeño, pero afortunadamente este comportamiento se puede modificar con paciencia.

“Esta actitud no es normal. Para cambiarla es indispensable que los perros sientan estabilidad en su entorno y eso lo conseguimos únicamente con la sociabilización y buscando el equilibrio emocional del animalito”, señaló. Estas reacciones son producto de nuestra crianza sobreprotectora. Indicó que hay dueños que no permiten que otros perros huelan y se acerquen a su engreído. Lo jalan e incluso lo cargan.

“Esto el animalito lo interpreta como una situación de peligro ante la cual debe defenderse”, sostuvo Díaz, quien nos dejó estos consejos:

+ Al llegar al parque, permite que vea a otros perros, pero de lejos.

+ Cuando notes que se pone en alerta, siéntate a su lado y dile: ‘tranquilo, calma. Todo está bien’.

+ Al quedarse en silencio y mostrarse calmado, es momento de presentarle a otros perros, pero a una distancia prudencial para que puedan olerse sin atacarse.

+ De preferencia, cuando presentes a otro can debe ser del sexo opuesto.

+ Realiza esta actividad pacientemente, sin jalarle de la cadena y en una semana lograrás un perro sociable.

TE PUEDE INTERESAR