Enséñales con tu ejemplo y diles que su vida vale más que cualquier cosa material. Fotos: iStock.
Enséñales con tu ejemplo y diles que su vida vale más que cualquier cosa material. Fotos: iStock.

Hace unos días, Esto nos genera la pregunta: ¿Cómo puedo cuidar a mi hijo de la delincuencia? Para Marilyn Toledo Cárdenas, psicóloga clínica y docente de la Escuela de Posgrado de la Universidad Norbert, es importante que papá y mamá se den un tiempo para hablar con su hijo sobre los peligros que hay en las calles y cómo reducir los factores de riesgo.

MIRA ESTO: ‘El padre de mi hijo no lo visita, ahora qué le digo’

“Lo ideal es que no lleve el celular al colegio, pero si es necesario dile que solo lo saque en casos de emergencia y nunca en la calle. Además, que evite usar audífonos mientras camina porque no le permiten estar alerta. También es importante que, en lo posible, un adulto lo acompañe y que tú le enseñes con el ejemplo (no saques el celular en la calle)”, indica la especialista.

PUEDE INTERESARTE: ¿Tu hijo es un diablito en la calle y un angelito en casa?

¡ATENCIÓN!

Si tu hijo fue víctima de robo, habla con él porque este incidente puede causarle miedo, desconfianza, pesadillas y llanto. Pegúntale cómo se siente y si no te responde al inicio, no insistas. Más bien trata de hacer actividades recreativas con él para que se distraiga y dale todo tu apoyo. Luego menciona lo ocurrido y dale algunos consejos de seguridad. Si notas que no es el mismo de antes, llévalo con un psicólogo.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Crianza de niños: ¿Qué sienten los hijos cuando los padres se separan?

Una de las cosas que sienten es miedo de que el progenitor que se fue de la casa ya no vuelva y se olvide de él. Y eso no es todo, sentirá que ya no lo quieren.

Suelen pensar que son los culpables del problema y que quedarán desprotegidos. Foto: iStock.
Suelen pensar que son los culpables del problema y que quedarán desprotegidos. Foto: iStock.

, los hijos también se ven seriamente afectados, si es que los padres no tomaron las medidas necesarias para evitarlo. “Para los chicos la separación suele ser un hecho, más o menos, inesperado y que les rompe la estabilidad a la que estaban acostumbrados. Según la edad que tengan, les afectará la noticia. Por eso, es importantísimo que los progenitores hablen con sus hijos y les expliquen la situación de la manera más sencilla posible”, advirtió el psicólogo y psicoterapeuta Walter Hinojosa.

♦SENSACIÓN DE VULNERABILIDAD. Se rompe en mil pedazos la coraza de seguridad que el niño se había ido forjando en el día a día. Se pregunta: ¿Cómo será la Navidad? ¿Con quién la pasaré? ¿Estaré solo más tiempo?

♦TEMOR AL ABANDONO. El niño tiene miedo de que el progenitor que se fue de la casa ya no vuelva y se olvide de él. Y eso no es todo, sentirá que ya no lo quieren.

♦SENTIMIENTO DE CULPA. Creerá erróneamente que es una carga para sus padres y que todo lo malo que están pasando es debido a él.

♦FANTASÍAS DE RECONCILIACIÓN. Está en constante ansiedad por pensar que, en algún momento, sus padres se van a reconciliar y volverán a estar juntos.

SABÍAS QUE...

El divorcio puede complicar la construcción de la identidad de los adolescentes. Por eso, es común que pongan a prueba a sus padres para confirmar que van a mantenerse a su lado.